Se realizaron el 8 de octubre en el hospital Ramón Carrillo, dirigidas a todo el personal de salud dedicado a la atención integral de la infancia.

Como parte de la estrategia Primeros 1000 Días-Tu Salud, nuestro futuro y bajo el lineamiento de crianza activa, la dirección de Maternidad e Infancia del ministerio de Salud continúa dictando las capacitaciones sobre desarrollo infantil e implementación del Instrumento de Observación del Desarrollo Infantil (IODI), dirigidas a todo el personal de salud dedicado a la atención integral de la infancia. Se trata de una serie de encuentros previstos para cada una de las zonas sanitarias de la provincia.

La presentación de la jornada estuvo a cargo de Cecilia Maisler, directora de Maternidad e Infancia. Durante su exposición se refirió a la estrategia Primeros 1000 días y explicó que el fin de la formación es la actualización profesional en el seguimiento, atención, diagnóstico precoz y tratamiento oportuno de los niños y niñas nacidos en la provincia, con el objetivo de fortalecer la ventana de oportunidades para el pleno desarrollo infantil que representan los primeros dos años de vida.

Luego se expusieron las generalidades del desarrollo infantil, pesquisa, vigilancia y evaluación del desarrollo; pautas para evaluar el vínculo; y la presentación del instrumento IODI.

Otros de los temas que se trabajaron fueron las pautas del desarrollo durante el primer año de vida, y entre el año y los tres años. Se dispuso una instancia interactiva con preguntas y respuestas; y finalizó con el análisis de casos clínicos en la utilización de instrumento IODI. Se les hizo entrega de certificado a los 40 agentes del Sistema Público de Salud.

Los profesionales del Sistema Público de Salud que están a cargo de las presentaciones son Adriana Franchi, Juan José López Luro, Daniel Mottier, Eugenia Arocena y Alicia Schiavoni.

El IODI es un instrumento que reúne un conjunto de indicadores construido y validado por una amplia bibliografía. Resulta una herramienta ordenadora de las visitas de control pediátrico, al mismo tiempo que habilita la ejecución de una perspectiva integral de la salud basada en los derechos del niño, pone el acento en las capacidades que los niños progresivamente van adquiriendo, permitiendo su valoración. También orienta la observación del vínculo del niño/adulto cuidador, y permite evaluar la capacidad del mismo para interpretar necesidades del niño. Es por esto que constituye un aporte específico al fortalecimiento de la crianza afectuosa y activa.