Las personas interesadas deberán acercase a los consultorios externos, en Buenos Aires 450, desde este lunes 19 hasta el viernes 23 de noviembre, de 8.30 a 12.30. La atención es por orden de llegada.

El hospital Castro Rendón invita a todas aquellas personas que deseen controlar sus lunares a concurrir para atenderse gratuitamente y sin turno desde este lunes y hasta el viernes 23 de noviembre, de 8.30 a 12.30 en los consultorios externos, ubicados en Buenos Aires 450. El ministerio de Salud de la provincia y la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) filial Comahue apoyan esta iniciativa.

Este tipo de actividad coincide con las acciones que comenzaron a desarrollarse a nivel nacional en diferentes provincias por la 19ª edición de la Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel, organizadas por la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD).

El cáncer de piel es la forma más común de cáncer en los seres humanos. Lo importante es saber que si es detectado a tiempo, esta enfermedad es curable en la mayoría de los casos. Su causa más importante, son las radiaciones ultravioletas provenientes del sol u otras fuentes (camas solares).

La educación sobre las medidas de protección solar es la forma eficaz de realizar prevención para el cáncer de piel. Para ello, hay que evitar tomar el sol en las horas punta del día (entre las 10 y las 16 horas) y usar lociones de protección ultravioleta, que durante los primeros 18 años de vida pueden llegar a reducir el riesgo de contraer enfermedades cutánea hasta un 70 por ciento.

En esta semana todas aquellas personas que tengan lunares y deseen realizar la consulta y el examen deben acercase a los consultorios externos del hospital provincial Neuquén del 19 al 23 de noviembre de 8.30 a 12.30 sin turno, la atención es por orden de llegada.

Lunares

Los lunares (o nevos melanocíticos) son comunes en todas las personas. Los nevos predominan en las zonas más expuestas al sol pero pueden localizarse en cualquier parte de la piel como palmas y plantas de los pies, la región genital, el cuero cabelludo, la boca, el interior del ombligo, las axilas, etc.

Los nevos normales o comunes suelen ser planos o de forma redondeada, simétricos, de bordes regulares y de un tamaño menor a 5-6 mm. Algunos comienzan como una «mancha» y con los años toman relieve de color más claro y se ablandan. En ocasiones pueden crecerles pelos.

Algunos lunares, llamados atípicos, tienen mayor riesgo de transformarse en una forma de cáncer de piel denominada melanoma. Suelen ser de tamaño mayor a 6 mm, de forma levemente asimétrica y de varios tonos de marrón rosado y ser diferentes entre sí. Predominan en el pecho y en la espalda pero pueden ubicarse en cualquier parte de la piel y tienen mayor riesgo de transformación maligna.

Es necesario que se realice la consulta a un dermatólogo ante cualquier cambio que se observe en un lunar o mancha, o ante heridas que no cicatrizan.

Si se tiene interés en conocer más sobre la temática y saber cuales son los hospitales o centros adheridos a la campaña se puede ingresar al link: http://www.cancerdepiel.org.ar/