Primero que nada mi agradecimiento a Aída, a Rogelio, es un hombre que conozco de la vida, de mi paso por el Banco Provincia del Neuquén. Cuando conversábamos en Buenos Aires, me decía la necesidad de que los intendentes pudiesen tomar contacto con el ministerio y definimos esto, que el equipo que acompaña al ministro Rogelio Frigerio baje al territorio, al llano.

Esta es una reunión para poder abordar, de ida y vuelta en forma mancomunada y unidos, los programas de planificación y desarrollo territorial, infraestructura básica, viviendas, obra pública, cultura, deporte, computación, para esta jornada de trabajo. Para que lo neuquinos presentemos nuestros proyectos pero también para que también escuchemos atentamente qué se nos requiere del gobierno nacional porque es la construcción de un equipo, ida y vuelta. Es un camino de reciprocidades, de responsabilidades compartidas, de esfuerzo compartido.

Así que yo estoy convencido que va a ser una jornada muy propicia y que cada intendente va a poder encontrar la llave de esa puerta que abra el camino al desarrollo de cada uno de nuestros pueblos, sabiendo que son tiempos de construir consensos y de trabajar en equipo. Son tiempos de unir al pueblo argentino, no son tiempos de confrontaciones ni de discusiones estériles que nos dejan de espalda a la gente y no fortaleciendo el porvenir y el progreso de cada uno.

Dimos una demostración recién en la firma de un convenio, todos, gobierno nacional, provincial y municipal para apalancar el trabajo y fortalecer el trabajo que están llevando adelante miles y miles de instituciones, cada ciudad, cada vecino en la lucha contra la droga y el alcohol, el alcohol y la droga.

Es importante en esto, cuando abrimos el debate en la Ley de Coparticipación, que es para esto, para que debatamos qué modelo de provincia queremos, qué imagen consensuada vemos los neuquinos para los cuáles sí tenemos el COPADE. Pero sobre todo tenemos la necesidad de escuchar atentamente a cada neuquino, elaborando, en ese diálogo, esa imagen consensuada de provincia y ahí construir un plan de desarrollo que nos lleve a esa imagen. Soñar en el 2020, en el 2030, en el 2040, en ese marco la discusión de la Ley de Coparticipación Provincial.

La asignación justa y equitativa de los recursos para potenciar un desarrollo más equitativo y armónico de los distintos pueblos, ciudades  y zonas geográficas. Y no fue un regalo de reyes el invitar a este debate, es algo que nos debemos dar, cómo vamos a debatir y estamos debatiendo la ley de promoción industrial, cómo estamos debatiendo la ley de prisión preventiva, la ley electoral y otras leyes que vamos a ir poniendo en el debate y acompañando, porque tenemos que, también, adecuar la normativa a los tiempos que corren para que facilite, agilice y fortalezca el desarrollo de nuestro pueblo. Estoy convencido que en este camino tenemos las mismas camisetas, que estamos unidos.

Sé de la expectativa y de la ansiedad, y también de los compromisos asumidos y sé que tenemos un gran capital que es el compromiso, el coraje, la responsabilidad de cada neuquino con esta tierra. Y en esa línea estamos convencidos que contribuimos a fortalecer el desarrollo de un país federal. Un país que necesita y requiere de lo mejor de cada provincia, de lo mejor de cada co-provinciano, de lo mejor en este país que se abre al mundo de los proyectos para recibir las inversiones y las financiaciones para desarrollar nuestra economía y nuestro progreso. Tenemos una sociedad y vamos en búsqueda del fortalecimiento de una sociedad inclusiva y diversa sobre la base del desarrollo de una economía moderna que incorpore definitivamente y que integre el sector privado al Estado. Un sector privado iniciador, precursor, fuerte. Un Estado que articule la promoción y acompañe el fortalecimiento de la generación de recursos y la riqueza al sector privado.

En esos lazos, estoy convencido, que vamos a poder hacer centro en el desarrollo humano. Todo esto sirve en la medida que facilitemos, agilicemos y contribuyamos al desarrollo de la calidad de vida de cada neuquino. Nuestro eje y nuestro norte es que cada día cada neuquino viva un poquito mejor. Esa es la vocación de servicio que hemos abrazado, no solamente nosotros en algún cargo de gobierno sino un montón de instituciones que se la juegan por el otro, que entregan su vida en esta tierra para fortalecer el desarrollo de Neuquén para los neuquinos.

Y en esta instancia yo felicito, los felicito en que estemos todos unidos, los distintos estamentos del gobierno, en que hayan venido a Neuquén, como nosotros venimos al interior, pero también hay tareas compartidas y responsables, nosotros también tenemos que gestionar en Buenos Aires. Tenemos que gestionar los proyectos en un país que se abre a los inversores, que vemos y necesitamos que Neuquén sea el primero en recibir esas inversiones y ese financiamiento para el desarrollo de nuestro pueblo.

En esto, estoy convencido de que no hay límites. Soy positivo. Porque estoy convencido de que ninguno de ustedes patearía en contra, en contra del progreso y el desarrollo de nuestro pueblo. Y que las diferencias las tenemos que conciliar en el tiempo profundizando el diálogo. Estamos atentos. Estoy convencido que en esa subsecretaría de Discapacidad de las Personas que hemos creado por primera vez, nos va a garantizar, entre otros actores, aquella frase y aquél dicho en el primer discurso de la Legislatura: ‘no perder la vinculación con el verdadero sentir y pensar de nuestra gente’. Allí donde no caminemos estoy convencido de que esa subsecretaría nos va a hacer transitar el caminar para encontrarnos con la verdad de nuestro pueblo. También estoy convencido que, allí donde perdamos la vista, no observemos detenidamente, nos van a ayudar a mirar las necesidades del pueblo neuquino. Y allí donde dejemos de escuchar atentamente, nos van a hacer escuchar las necesidades de nuestro pueblo.

Las obras, muchas veces criticadas, las sueñan los genios locos, las ejecutan los luchadores natos, la disfrutan los felices cuerdos y las critican los inútiles crónicos.

Cuando caminaba en la meseta el otro día en Centenario en un plan de desarrollo de hasta 7 mil lotes, el ex intendente Bertoldi me decía: ‘yo no sé si, cuando venía acá, la verdad te digo más yo venía y me sentaba solo y miraba para abajo. Digo: ¿estaré loco?’. Uno cuando lleva adelante la responsabilidad pública, tiene la responsabilidad de soñar para hoy, para mañana, para pasado, para muchos años para adelante.

Yo los invito, como dice el Papa Francisco, a que vayamos contra la corriente, a que levantemos bien alto los sueños para concretar cada día nuevas realidades para nuestro pueblo argentino. Y esta es la manera: en unidad, escuchándonos, encontrándonos en la participación y en el trabajo, pero dando paso rápidamente a la acción.

Estas reuniones son para que nos encontremos en la unidad de las acciones que nuestro pueblo nos requiere y nos demanda. Yo estoy convencido que en estos tiempos que corren no hay tiempo que perder y que contamos con lo principal, con el compromiso y el amor de cada argentino.

Muchas gracias.