Bailarines y músicos de las colectividades de inmigrantes italianos y venezolanos, abrieron este sábado en la sala Alicia Fernández Rego el Ciclo “Mi casa es tu casa”, un programa de la subsecretaría de Cultura que celebra la pluriculturalidad.

Durante la apertura del ciclo “Mi casa es tu casa” que se realizó el sábado, el subsecretario de Cultura, Marcelo Colonna expresó que “la iniciativa surge con el objetivo de brindar espacios de participación a las expresiones artísticas de más de 20 naciones que influyen en la identidad neuquina”.

Colonna señaló que “en Neuquén no hay una sola cultura, sino que hay muchas culturas. Algunas tienen que ver con la interculturalidad de los pueblos originarios y otras con la cultura de cada una de las colectividades de los países con los cuales convivimos en la provincia”. Consideró que “la sumatoria de todas ellas nos dirigen a un nuevo sentido de identidad, que es la identidad neuquina”.

El subsecretario dijo que “por el sentido de pertenencia e identitario, es importante que tengan su espacio dentro del desarrollo cultural y la posibilidad de mostrar sus costumbres, su forma de vivir, sus vestuarios, sus bailes y sus danzas; es decir todo lo que conforma la pluriculturalidad”.

Los artistas invitados supieron plasmar las riquezas de cada región y pusieron sobre el escenario todo su talento, mostrando al público sus habilidades culinarias y corporales, al ritmo de los distintos y variados estilos que caracterizan sus culturas.

La música, los desfiles de trajes típicos, los atuendos y vestimentas distintivas de cada nación y la gastronomía tradicional fueron las características esenciales del encuentro. El público colmó las instalaciones de la sala Alicia Fernández Rego con el anhelo de conocer, a través de este viaje por Italia y Venezuela, un poco más de los colectivos regionales que conforman nuestra identidad como pueblo.

Las variadas puestas en escena, pasando por la particularidad de sus costumbres, la degustación gastronómica de sus especialidades y la forma de comunicarse y darse a conocer a través de sus prácticas, tradiciones y hábitos, fueron la excusa perfecta para que el público pueda conocer las culturas italiana y venezolana.

En un primer momento los espectadores pudieron disfrutar y conocer la cultura italiana. La velada comenzó con la puesta en escena de cinco mujeres de distintas generaciones sobre el escenario, donde exhibieron los distintos platos característicos de las regiones (Norte, Centro y Sur). Desde la subsecretaría de Cultura se expresó que “mientras las protagonistas cocinan y socializan, la música y los cantos, invitan al espectador a pasear por distintas zonas geográficas italianas”.

Luego, una de las protagonistas inició en forma didáctica un recorrido histórico a través de la gastronomía, lo que instintivamente generó la interacción con el público acerca de las similitudes de la cocina argentina con la italiana. La colectividad italiana se despidió del escenario al ritmo de la tarantela, el baile más popular de ese país.

La delegación venezolana comenzó su participación con la proyección de “Tierra de Gracia”, un video que exhibe las riquezas y lugares turísticos de la república bolivariana. A continuación subieron al  escenario dos referentes de la colectividad: José Miérez y Lorena Romero, quienes fueron los encargados de brindar la bienvenida al público e iniciar el recorrido de la cultura caribeña.

Explicaron que “las danzas tradicionales se identifican en las diferentes regiones del país (Andina, Oriental, Occidental y Los Llanos) y en cada uno de estos bailes y danzas hay elementos característicos de la cultura como la interacción de la herencia europea con la herencia indígena, distintos rituales y creencias se sincretizan en ceremonias y danzas con fines místicos y recreativos”.

“Las comunidades, generación tras generación, hacen parte de la memoria colectiva estas tradicionales danzas.  Cada una tiene sus características, pero entre sí guardan la esencia del venezolano mestizo, alegre, creyente y comunitario, lo que sería el germen de la cultura venezolana”, concluyeron.

Con imágenes en video, lectura de poemas, relatos, dramatizaciones y trajes típicos, los venezolanos desplegaron lo mejor de sus diferentes regiones. La región Andina exhibió sobre el escenario a niños pequeños desfilando con sus trajes típicos, llenos de colores, sonrisas y gracia. Se pudo escuchar de fondo el recitado del poema “La loca Luz Caraballo”, de Andrés Eloy Blanco.

En tanto, la región Oriental puso en escena el baile tradicional “El pájaro Guarandol”, interpretado por el niño Ángel David Medina y bailado por la comunidad caribeña.

En lo que respecta a Los Llanos, se pudo disfrutar de coplas interpretadas por dos de sus integrantes. Asimismo Lorena Romero interpretó “Llanerísima” de Luis Silva, por  Nohelia García, Merylé y Franklin Farías, acompañados con el cuatro de Daniel Ortiz. Se destacó el baile Joropo con ritmo Pajarillo, típico de los llanos, al cuatro Daniel Ortiz y en el zapateo Lorena Romero.

Por último, la región Occidental abrió su performance con palabras Wuayú, de la etnia venezolana, Mujer Guajira, y se pudo disfrutar de la melodía de la canción “Sentir Zuliano”, por José Mieres. La participación bolivariana culminó con la interpretación por todos los presentes del tema “Mi Venezuela”.

La degustación gastronómica estuvo a cargo de Raiza de Caridad, Iriana de Vergara, Francis García y Nohelia García. Se disfrutaron las deliciosas arepas, los tequeños, mandiocas, chica andina y chicha de arroz, quesillo, torta y el tradicional ron venezolano.

En tanto Italia deleitó a los asistentes con sus particulares pizzas, acompañadas de moscato, vino dulce de color dorado hecho a partir de la uva moscatel, característico del noroeste de Italia.