Bosques puros de pehuenes, cañas colihue, ñires y lengas, salpicados por el color de las flores de mutisia, amancay, arroyos y ríos, conforman la ruta del Pehuén. 

En el oeste de la provincia, abrazada por la cordillera de los Andes y el río que lleva su nombre, se encuentra Aluminé. No es sólo su patrimonio natural, sino la diversidad cultural, su historia y su gente, lo que lo hace un lugar único e inigualable. Allí confluyen una mezcla de identidades: las de las comunidades originarias y nuevos pobladores que eligieron este lugar para vivir.

La localidad ofrece una gran diversidad de actividades de contacto pleno con la naturaleza que pueden realizarse todo el año, incluyendo la temporada invernal, como el senderismo, el trekking, mountain bike, entre otras. Así mismo, pueden realizarse recorridos por los circuitos Quillén y Ruca Choroy. En ésta época, por su cercanía a Villa Pehuenia, se convierte en albergue de quienes quieran visitar el Parque de Nieve Batea Mahuida.

El circuito Quillén está a 48 kilómetros de Aluminé hacia el suroeste, zona norte del Parque Nacional Lanin, donde puede observarse gran variedad de vegetación. El visitante puede disfrutar de una imponente vista de la cara norte del Volcán Lanin. También puede visitarse el circuito Ruca Choroy, que se localiza a 25 kilómetros de la localidad hacia el oeste, zona norte del Parque Nacional Lanin. Aquí hay gran variedad de aves, entre los que se encuentran flamencos rosados, cisnes de cuello negro y cauquenes. Desde este punto se comienza a transitar por la comunidad mapuche Salazar, quienes tienen venta de artesanías -tejido en telar vertical o productos elaborados a base de Piñón (fruto del Pehuén) como alfajores y panes-. Unos kilómetros adelante, en el paraje Ruca Choroy, habita la comunidad mapuche Aigo, que es una de las más representativas del Neuquén.

El paisaje en este lugar es bastante agreste hasta ingresar a la zona de Parque Nacional Lanin, luego la araucaria araucana o Pehuén, se mezcla con ñires, lengas, cañas colihue.

La localidad también posee atractivos turísticos para visitar, como el Museo Municipal y Centro de Interpretación “El Charrúa” y la Reserva Natural Urbana Quilquelil. Ambos lugares son un recorrido al origen de la comunidad, que apuesta a fortalecer cada día más, su interculturalidad.

“El Charrúa” es un Museo que funciona en el que fuera el casco de una Estancia. Está construido con la técnica de pared francesa o quincha y presenta detalles edilicios característicos del Litoral. En tanto, la reserva, es un atractivo importante de la localidad que cuenta con un patrimonio natural integrado por 130 especies de planta. También pueden observarse alrededor de 10 especies de mariposas, 103 especies de aves, más de 11 especies de mamíferos y 8 especies de reptiles.

Los turistas que deseen visitar Aluminé tienen una variedad de opciones para aprovechar. Cuenta con servicio de alojamiento y de gastronomía con todo lo necesario para que el visitante, pueda gozar de una estadía placentera. En el caso de la oferta hotelera, está compuesta por, hostel, hosterías y cabañas. Si de gastronomía se trata, la oferta es variada: incluye platos tradicionales –a base de Piñon (fruto del Pehuén) u hongos- hasta las deliciosas pastas, trucha, corderito patagónico y chivito. Para esta temporada invernal, los descuentos en estos rubros llegarán hasta un 15 por ciento.

Para mayor información, los interesados pueden visitar las Oficinas de informes turísticos (Plaza San Martín) en la Calle Cristian Joubert Nº 321 de la localidad, o comunicarse al 02942-496001,  a  infoturismo@alumine.gob.ar

Para mayor información, los interesados pueden visitar las Oficinas de informes turísticos (Plaza San Martín) en la Calle Cristian Joubert Nº 321 de la localidad, o comunicarse al 02942-496001,  a  infoturismo@alumine.gob.ar