Se construirán sanitarios, una cocina, depósito y otras dependencias y se realizarán refacciones.

Esta semana comenzará una anhelada obra para la comunidad educativa de la Escuela N°215 del paraje Barda Negra, en cercanías a la localidad de Zapala, que contempla una inversión de 8,7 millones de pesos destinados a la ampliación y refacción de sus instalaciones.

Los trabajos, priorizados por el Ministerio de Educación, se ejecutarán a través de la Subsecretaría de Obras Públicas.

Las tareas previas implican remodelaciones y la demolición de una pequeña superficie. La ampliación consiste en la construcción de dos sanitarios para estudiantes, uno para docentes, cocina y depósito de víveres. Además, se reubicará un aula ya en funcionamiento junto a otra existente.

La ministra de Educación y presidenta del Consejo Provincial de Educación (CPE), Cristina Storioni, destacó que “esta era una obra muy necesaria y demandada y es una satisfacción poder anunciar que se va a concretar”.

Agregó que “es el resultado de un trabajo en territorio, de la escucha a la comunidad educativa, de conocer las necesidades de la escuela y de la toma de decisiones desde el Gobierno Provincial en pos de favorecer el arraigo y la igualdad de oportunidades en el ámbito rural”.

Alejandra Alarcón, directora de la institución, remarcó el compromiso de la ministra Storioni para que se concrete la obra. “Este año me contacté y la ministra se comprometió personalmente a que la obra iba a salir, que se estaba trabajando en esto y realmente cumplió su palabra. Estamos todos muy agradecidos, es una emoción muy grande”.

Explicó que la escuela, que cumplió 55 años, cuenta con una parte construida años atrás-un comedor/salón y un aula-, pero que el resto de la estructura demandaba una obra nueva. “Cada director ha dejado su granito de arena para que esto se concrete”.

Una escuela en la ruralidad

El establecimiento tiene una matrícula actual de 11 estudiantes de 5 a 14 años quienes transitan el Nivel Inicial y Primario en dos plurigrados. Todos integran la comunidad mapuche Gramajo y en tiempos de clases presenciales son trasladados en transporte, que parte de Zapala y realiza un recorrido de 200 kilómetros hasta cada uno de sus hogares -distantes entre sí-, para luego llegar al paraje. Además de la actividad escolar, los niños y niñas reciben el desayuno y el almuerzo.

Junto a la directora, que tiene un grado a cargo, la planta funcional está integrada por otra docente de grado, la maestra de Lengua y Cultura Mapuche, tres maestros de área especiales y dos auxiliares de servicio.

El mantenimiento escolar se realiza a través de la Comisión de Fomento de Ramón Castro.