Marcos García trabaja en la municipalidad de Plottier. Postuló a una convocatoria de la Agencia de Cooperación Internacional Japonesa y será el único representante de la Argentina en participar de este curso en Hiroshima y Tokio.

Un ingeniero neuquino viajará a fines de esta semana a Japón para participar de un curso sobre tecnología de tratamiento de aguas residuales, que se dictará en Hiroshima del 29 de agosto al 29 de octubre. Se trata de Marcos García, quien trabaja en el Ente de Desarrollo Económico de la municipalidad de Plottier y accedió a una beca ofrecida por la Agencia de Cooperación Internacional Japonesa (JICA).

Esta capacitación fue difundida desde la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE a través del área dedicada a promocionar las oportunidades de desarrollo profesional que son ofrecidas por distintas Agencias de Cooperación Internacionales. Se encuentra dentro del Programa de Co-Creación de Conocimientos (KCCP) que lleva adelante la JICA y que tiene actualmente en vigencia otras convocatorias de similares características, pero enfocadas a otras áreas de estudio.

Según explicó el ingeniero en producción agropecuaria, decidió postularse a la beca por el interés que tiene en abordar temas vinculados con el tratamiento de aguas residuales en su localidad. “Eso fue lo que me impulsó”, afirmó, sumado al hecho de que el curso está orientado a proponer soluciones económicas factibles de aplicar en Latinoamérica.

A nivel regional había nueve vacantes para participar de esta capacitación. El neuquino será el único representante de la Argentina. “Conozco mucha gente que viajó a Japón desde distintos ámbitos. JICA ofrece muchísimas oportunidades de capacitarse. Sólo hay que animarse y postular a alguna de ellas”, señaló.

Al momento de presentar la documentación requerida para acceder a la convocatoria, García tuvo que contar con el aval de la municipalidad y una vez seleccionado comprometerse a realizar un trabajo previo, que consistió en un relevamiento de la situación actual de Plottier en lo que respecta a su sistema de saneamiento. Recibió, además, la declaración de interés por parte del Concejo Deliberante y de la Legislatura provincial para participar de este curso.

“Este viernes viajo a Japón. Serán 40 días en Hiroshima y 20 en Tokio. La JICA cubre prácticamente todo. Sólo tengo que llevar una notebook”, precisó. Al regresar al país se espera que realice un trabajo posterior, acorde con el objetivo de difundir los conocimientos y tecnologías necesarios para la programación e implementación de medidas contra desagüe.