Informan sobre anticoncepción quirúrgica en la provincia

septiembre 28, 2011

Para acceder a los métodos de ligaduras de trompa y vasectomía, los interesados deben ser mayores de edad y firmar un consentimiento, de acuerdo con la legislación. Aunque a través de estos métodos el paciente pierde la capacidad reproductiva, no se altera el normal desarrollo de sus futuras relaciones sexuales.

La anticoncepción quirúrgica es legal en Neuquén desde 2004 por la ley 2431/04, que incorporó los métodos contraceptivos quirúrgicos para mujeres y hombres, de acuerdo con el programa provincial de Salud Sexual y Reproductiva (establecido por Ley 2222), según informó Mónica Opezzi, titular del programa de Salud Sexual y Reproductiva de la subsecretaría de Salud.

Opezzi dijo que los registros provinciales indican “que la ligadura de trompas es el método contraceptivo más elegido, aunque la vasectomía posee algunos beneficios y/o ventajas que muchas veces se desconocen”. Aclaró que “no hace falta haber tenido hijos ni el consentimiento del cónyuge o conviviente”, y que en ambos casos quienes las soliciten deben tener en claro que a través de estos métodos se pierde la capacidad de reproducción. En ese sentido, con la ligadura de trompas la mujer evitará el embarazo en forma permanente, mientras que el varón, con la vasectomía, perderá la capacidad de tener hijos.

Los requisitos para acceder a cualquiera de las dos prácticas son idénticos. Hay que firmar un consentimiento informado, y ser mayor de edad, o sea tener 18 años o más.

Según registros oficiales, “desde 2004 hasta la fecha se hicieron alrededor de 1.580 ligaduras tubarias, y unas 150 vasectomías”, indicó Opezzi, y destacó que “promover la práctica de vasectomías como método de anticoncepción definitiva es una política de la dirección general de Atención Primaria de la Salud y el programa de Salud Sexual y Reproductiva de la subsecretaría de Salud”, como forma para promover conductas anticonceptivas también en los varones.

Con respecto a la práctica de la vasectomía, mencionó que existen muchos mitos y sostuvo que en el “al momento de firmar el consentimiento informado se explícita todo el procedimiento”. Allí se explica que la práctica no es una castración, y tampoco afecta los testículos ni la producción de hormonas, por lo que tampoco afecta la capacidad de erección, ni interfiere en las relaciones sexuales ni en el goce de las mismas”, aclaró.

Procedimientos

Si bien ambas intervenciones no son complicadas, existen algunas diferencias en los procedimientos. Es importante destacar que luego del procedimiento de vasectomía, el hombre no requiere de internación. Cuando es realizada por cirujanos; primero se utiliza analgesia y luego anestesia local, y si el paciente estuviera nervioso o ansioso se le aplica una sedación.

Por su parte, la ligadura de trompas requiere de anestesia general y/o peridural, y una internación de 24 horas, para evitar riesgos.

Marco legal

La Ley 2222, vigente desde 1997, promueve y garantiza la salud sexual y reproductiva de mujeres y varones en la provincia. Además crea el “Programa Provincial de Salud Sexual y Reproductiva” e indica que dicho programa debe garantizar -entre otras cosas- la prescripción, colocación y/o suministro de anticonceptivos y/o prácticas de métodos de contracepción quirúrgica.

Luego de la sanción de la ley 2431, se aclaró que los métodos anticonceptivos a los que hace referencia la ley 2222, podrán ser de carácter reversible y transitorio, como así también definitivos. En la norma se destaca que “en todos los casos el método elegido deberá respetar el derecho de autonomía personal, requiriéndose el consentimiento informado por escrito”.

Por otro lado y en concordancia con la legislación provincial, en 2006 se incorporó a nivel nacional la ley 26130 de anticoncepción quirúrgica. Esta normativa sostiene que “toda persona mayor de edad tiene derecho a acceder a la realización de ligadura de trompas y vasectomía en los servicios del sistema de salud”.

La anticoncepción quirúrgica se puede solicitar en todos los establecimientos de salud pública de la provincia en forma gratuita para quienes no tengan obra social. En ambos casos, la solicitud se puede iniciar en un centro de salud como en un hospital con cualquier profesional del equipo de salud. La firma del consentimiento informado es la garantía de la autonomía moral de aquellos hombres y mujeres que optan por un método de contracepción quirúrgica.