Incorporaron equipamientos de alta complejidad para el hospital Castro Rendón

agosto 10, 2009

Los nuevos equipamientos ya están en funcionamiento y representan una suma cercana a los siete millones de pesos.

Nuevos insumos para el hospital Castro Rendon

El hospital Castro Rendón cuenta con nuevo equipamiento de alta complejidad que ya está en funcionamiento y que representa una inversión cercana a los siete millones de pesos. El director del nosocomio, Adrián Lammel, dijo que “la incorporación fue crucial, teniendo en cuenta que es el hospital de mayor complejidad en la provincia”.

El director comentó que “se necesitaba una incorporación de este tipo ya que muchos aparatos estaban obsoletos o tenían mucho uso”. Las nuevas adquisiciones se realizaron de cuatro maneras fundamentales: por la Ley de Emergencia Sanitaria; por medio del Proyecto de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); por convenio con PAMI; y gracias a la colaboración de la Cooperadora del hospital.

Por la ley 2.587 de Emergencia Sanitaria se incorporaron aparatos por alrededor de tres millones y medio de pesos. Lammel comentó que “estas compras se realizaron con la primera y segunda etapa de la ley de emergencia, entre el año pasado y este”, y agregó que “quedaron pendientes algunas cosas, pero esto nos da un soporte tecnológico importante”.

Dentro del numeroso equipamiento adquirido, se encuentran: cinco incubadoras; tres respiradores; una torre de endoscopia, que está valuada en más de 500 mil pesos; varios monitores multiparamétricos; macrocentrífugas para el sector de laboratorio; entre la aparatología para el servicio de cardiología se incluyó dos equipos de Holter, una fuente de marcapasos transitorio y dos monitores cardíacos; para el servicio de cirugía se incorporó un litotriptor; para el de esterilización, se compró un autoclave; para el de odontología, 3 sillones de alta gama; un microscopio para genética, cuyo valor ronda los 50 mil pesos y cerca de 45 computadoras nuevas.

Además, para el equipo de tomografía, se adquirió un almacenador de imágenes y una computadora, que están cerca de los 200 mil pesos y permiten almacenar y crear un sistema de red informática de imágenes dentro del hospital; por otro lado, se incorporaron dos equipos de rayos rodantes portátiles, por un valor cercano a los 250 mil pesos; un ecógrafo de última generación, valuado en casi 600 mil pesos; y se cambiaron unas 40 camas multipropósito para internación.

Muchos servicios más recibieron aparatos nuevos, entre ellos neurología, kinesiología, emergencias y terapia intensiva. Por su parte, el departamento de administración y compras del hospital, incorporó un vehículo para realizar tareas operativas y de logística.

En cuanto a las compras realizadas a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuyo director nacional es el subsecretario de Salud, Gustavo Curtino, y su director provincial es Walter Gualtieri, la provincia realizó una inversión que ronda los tres millones de pesos.

Por este medio se compró el equipamiento para la nueva guardia de emergencias. Una de las adquisiciones más importantes es un sistema “arco en C” para cirugía general, cuyo valor ronda los 130 mil dólares. “En este momento es el único que hay en la Argentina, de hecho, por las características que tiene, ha venido gente de otros hospitales a ver cómo funciona, porque quieren incorporar esta tecnología”, dijo el director del hospital.

Sobre el sofisticado aparato, Lammel explicó que “es un equipo de rayos rodantes especial, que se utiliza en cirugías traumatológicas y cirugías generales”, además, por sus características, “permite una visión especial del cuerpo humano y ofrece una imagen muy buena en el momento del procedimiento quirúrgico”.

El equipo ya está funcionando en el quirófano, su compra fue solicitada junto al equipamiento de la nueva guardia. “Este es un hospital que se hace cargo del politrauma de todo Neuquén, con obra social o no, viene a este hospital, por eso es que necesitamos una aparatología acorde a eso”, expresó el funcionario.

Otra compra para destacar, es un sistema de video endoscopía, que es una torre de endoscopia con instrumental. El hospital adquirió otra por ley de Emergencia Sanitaria, pero la que se compro a través del PNUD, es más completa y su valor está en el orden de los 220 mil dólares. Según el director, dentro de los equipamientos de este tipo, “es la más completa que hay en la provincia”.

Por otro lado, se está trabajando para conectar el edificio del ex hotel Huemul con el sistema informático del hospital. “Tenemos muchos servicios trabajando en el Huemul”, dijo Lammel, por lo que “esto genera un salto sustancial para la parte informática, para los pacientes, para los estudios de imágenes, las historias clínicas, los pedidos de turnos, el arancelamiento y muchos aspectos más”. El costo aproximado es 250 mil pesos y “ya se licitó, se compró y en este momento se está haciendo la conexión”, agregó.

Lammel comentó que próximamente y a través del PNUD, “se va a sacar una licitación por un seriógrafo, por un millón ochocientos mil pesos” y explicó que “es un aparato de rayos especial, con monocomando a distancia, que permite hacer estudios dinámicos dentro de la parte radiológica”. El que está funcionando “es muy viejo, y fue arreglado hace poco, porque se estaba derivando el trabajo afuera”, por lo que “es una mejora sustancial en la parte de imágenes, teniendo en cuenta los ecógrafos, el tomógrafo de última generación que tenemos y, próximamente, el seriógrafo”.

A todo esto, hay que agregar lo adquirido gracias a los convenios que se establecen entre el hospital y el PAMI. De esta manera, desde el año pasado, el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados ha comprado aparatología por un montó aproximado de 200 mil pesos, a cambio de prestaciones a sus beneficiarios.

El área más equipada por esta modalidad es la de oftalmología, para la que se compró un equipo de facoemulsuficación, útil para el tratamiento quirúrgico de las cataratas; un equipo de vitrectomía; un equipo láser de yodo; instrumental de mano para cirugía oftalmológica; y un esterilizador.

“Hemos operado muchos abuelos, hemos incorporado mucha aparatología, y no solo de oftalmología, que fue lo predominante, sino traumatología y ginecología, también”, expresó Lammel, quien comentó que se adquirió un equipo de histeroscopia y pinzas biopsias para el servicio de ginecología; para el de odontología, un instrumental de mano; y para el servicio de traumatología, una óptica para artroscopia de rodilla.

“Lo interesante de esto es que hemos podido dar una respuesta a muchos afiliados de PAMI, que no tenían una respuesta tan rápida, por ejemplo en las operaciones de cataratas, como para dar un ejemplo”, dijo Lammel y añadió que “estos equipos dan una prestación, no solamente a los pacientes de PAMI, sino a todos los pacientes que vengan al hospital”.

Por último, están los permanentes aportes de la cooperadora del hospital, si bien la colaboración es diaria, en numerosas y diferentes situaciones, últimamente ha incorporado aparatología de alta calidad. El director del nosocomio, comentó que “han hecho una donación de un sistema de alineación láser para el servicio de oncología que, en líneas generales, permite tener una mayor precisión en el momento de dar las radiaciones para el tratamiento oncológico, lo que genera un cambio sustancial en oncología, que va a poder prestar un servicio mucho mejor”. El valor de este sistema se aproxima a los 25 mil pesos. Desde la dirección del hospital destacan lo que la cooperadora hace por el hospital.

Personal y funcionamiento

En el mes de julio se incorporaron 14 personas a partir de un concurso externo. Si bien los cargos vacantes eran 45, de los 27 médicos que se presentaron, aprobaron los exámenes y las entrevistas 14. Este ingreso de recurso humano es importante, ya que “se van a poder cubrir algunas vacantes de especialidades que estaban sin el servicio, además de completar otros planteles”, dijo Lammel.

Los ingresos fueron para los servicios de tocoginecología, gastroenterología, neurología, endocrinología, terapia intensiva, cirugía general, emergencias, oftalmología, cardiología, neurología infantil y clínica médica.

En cuanto a los cargos que quedaron, Lammel manifestó que “hay tres lugares que nos preocupan más, que es oncología radiante, reumatología y dermatología”. Estos servicios no están funcionando o podrían dejar de funcionar por jubilaciones o faltantes.

Para tratar de encontrar soluciones, el director dijo que “antes de llamar a un nuevo concurso, vamos a hacer una búsqueda más minuciosa y personalizada, fuera y dentro de la provincia”, y agregó: “ya hemos hecho el llamado por medios nacionales y ahora estamos pensando en ir provincia por provincia, buscando otras alternativas y en base a eso, vamos a ver si da para armar concursos o implementar otra manera de contratación de estas especialidades”.