Se trata de una aeronave contratada por la provincia a una empresa de Buenos Aires para combatir el fuego. Se investigan las causas de la caída.

Dos personas fallecieron hoy al caerse un helicóptero que trabajaba en el combate del incendio en el Lote 39 de Quillén. Se trata del piloto y el mecánico, los dos únicos ocupantes de la aeronave, que había sido contratada por la provincia a una firma de Buenos Aires. Se investigan las causas de la caída.

El secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente, Jorge Lara, quien se encuentra en el lugar supervisando el trabajo de combate del incendio, informó que el helicóptero cayó en un lugar de difícil acceso y que, según explicó personal de Fuerza Aérea que intentó llegar hasta la aeronave, la misma se prendió fuego.

“Como hay muchas ráfagas de viento que levantan todo lo quemado, las cenizas y la tierra, es muy difícil verlo”, indicó Lara y explicó que “están enfriando el lugar para acercarse”.