Inauguran muestra en homenaje a Scalabrini Ortiz

octubre 16, 2009

El gobernador Jorge Sapag asistió a la presentación de la exposición, que se puede visitar en el Museo Gregorio Álvarez de Neuquén capital. Destacó la importancia de “tener la presencia de Raúl Scalabrini Ortiz, a través de sus cartas, de su obra, de sus pensamientos y sus escritos”. Discurso gobernador Jorge Sapag.

Jorge Sapag asistió a la inaguración de la muestra de Scalabrini Ortiz.jpg

El gobernador Jorge Sapag participó esta mañana de la inauguración de una muestra sobre Raúl Scalabrini Ortiz, en el Museo Gregorio Álvarez de la ciudad de Neuquén.

La actividad se realiza como parte de los reconocimientos en el año de homenaje al escritor, que fue decretado por el Poder Ejecutivo Nacional al cumplirse cincuenta años de su fallecimiento.

El mandatario compartió la mesa de presentación con el intendente capitalino Martín Farizano, el vicepresidente de la agencia de noticias Télam, Sergio Fernández Novoa, el coordinador general del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Luis Lázzaro, la senadora nacional Nanci Parrilli, el diputado nacional Hugo Prieto, el secretario de Cultura de la municipalidad de Neuquén, Oscar Smoljan y el encargado de la curaduría e investigación histórica de la muestra, Marcos Lolhé.

El gobernador destacó la importancia de “tener la presencia de Raúl Scalabrini Ortiz, a través de sus cartas, de su obra, de sus pensamientos y sus escritos” y consideró al homenajeado como “un modelo, un arquetipo, una conducta ejemplar”. “Es lo que estamos necesitando los argentinos en estos tiempos difíciles”, aseguró.

Expresó que iniciativas como la muestra, que se podrá visitar hasta el mes próximo, permiten “poder rescatar de nuestra historia a aquellos pensadores que trabajaron por las ideas nacionales y populares y que las llevaron al campo del pensamiento y de la acción”. “Si bien Scalabrini Ortiz era más un pensador que un hombre de acción, siempre los pensamientos, el discurso encendido, la palabra adecuada, la orientación, la investigación, es lo que lleva e impulsa a los hombres de acción a tomar esas ideas e ideales y transformar la realidad”, añadió.

El mandatario recordó que conoció algunas de las obras del escritor a través de la biblioteca que su padre, Elías Sapag, tenía en el Senado de la Nación. “Scalabrini Ortiz era un libro siempre de cabecera. Y no solamente en el tema de ferrocarriles, también en energía, recursos naturales, democratización de los medios de difusión y la importancia que esto tiene para una república”, dijo y aseguró que el homenaje “se lo merece por la defensa de la causa nacional, de los intereses y de la soberanía”.

Por último, felicitó a los organizadores de la muestra porque “no es habitual que se rescaten pensamientos, generalmente se realizan actos proselitistas”. “Esto tiene que ver con buscar las raíces de nuestra historia, la profundidad de los grandes pensadores que nos pueden llevar a construir hoy una república digna, una república indestructible, una democracia fuerte”, concluyó.

Por su parte, Martín Farizano se refirió a la “relación histórica que existe entre Raúl Scalabrini Ortiz y los ferrocarriles”, y señaló que “el hecho que estemos haciendo esto en un museo que previamente fue un taller de los ferrocarriles, creo que hasta tiene un carácter simbólico”.

Luego indicó que “es particularmente interesante e importante para nosotros porque creo que una de las cosas que los argentinos tenemos que seguir profundizando es nuestra pertenencia, nuestra identidad, nuestra capacidad de mirar atrás para poder pensarnos hacia delante”.

Marcos Lolhé -el ideólogo de la exhibición- realizó una reseña del material que se expone en el museo neuquino y sobre la vida del pensador y escritor nacional. Dijo que “ingresar en la vida y obra de Raúl Scalabrini Ortiz lleva a pensar en el futuro del país. Es como entrar en una historia viva, palpable, continuada, que en muchos momentos se hace presente y se hace futuro”.

Sergio Fernández Novoa expresó que “es una gran alegría por fin hoy poder traer esta muestra hasta aquí. Primero por lo que representa y significa en el pensamiento nacional y popular Raúl Scalabrini Ortiz. Y después porque hemos tenido la posibilidad de apreciar la muestra en la ciudad de Buenos Aires y es de una calidad y de una trascendencia que realmente ameritaba que la pudiésemos tener en nuestra provincia”.

Nanci Parrilli expresó que la exposición permite “rescatar nuestra memoria, la memoria de aquellos hombres y mujeres que fueron tan importantes en la historia de nuestro país y que la mayoría de nuestros jóvenes no conocen”. “Traer esta muestra permite rescatar del olvido a figuras tan importantes para nuestra historia”, agregó.

Por su parte, Oscar Smoljan informó que la exposición cuenta con el auspicio del gobierno provincial, la municipalidad, la secretaría de Cultura de la Nación, el Banco Nación, Aerolíneas Argentinas, el Sindicato Único de Trabajadores de Edificios y la Fundación Caras y Caretas. Además, destacó el trabajo de los empleados del museo.

Organizada por la Fundación Octubre, la muestra combina información histórica con representaciones gráficas características de los años 30, 40 y 50. Cuenta también con una réplica del escritorio de trabajo de Scalabrini Ortiz y con la reproducción del único material fílmico que se conoce de él y su familia hasta el momento.

Raúl Scalabrini Ortiz

Raúl Scalabrini Ortiz nació el 14 de febrero de 1898, en la ciudad de Corrientes. Sus padres fueron Pedro Scalabrini y Ernestina Ortiz.

En 1919 se recibió de agrimensor, pero en 1923 dio sus primeros pasos como escritor y periodista. En 1931 publicó “El Hombre que está solo y espera”, que fue un gran éxito editorial.

En 1935 publicó “Señales”, a raíz de la cual entabló una asidua relación con Arturo Jauretche. Además, en ese año colaboró con Lisandro De la Torre en su investigación sobre los frigoríficos y escribió para Alfredo Palacios sobre el proyecto de Coordinación de Transportes.

Escribió artículos periodísticos, folletos, poesías y ensayos. Sus obras principales son: “El hombre que está solo y espera”, “Los ferrocarriles deben ser argentinos”, “Política británica en el Río de la Plata” y “Bases para la reconstrucción nacional”.

Fue periodista en La Nación, El Mundo y Noticias Gráficas. También fundó y dirigió el diario Reconquista, del que solo salieron 41 números. Murió el 30 de mayo de 1959.