La apertura será el 14 de febrero a las 11 en el Centro Cultural Alberdi y permanecerá hasta el 15 de marzo.

El ministerio de las Culturas invita a la comunidad a la inauguración de la muestra “Eduardo Talero: vida y obra” el próximo 14 de febrero a las 11 en el Centro Cultural Alberdi.

La muestra fue declarada de Interés Cultural por la Honorable Legislatura de la Provincia del Neuquén. La misma permanecerá en exposición hasta el 15 de marzo. Posteriormente se transformará en una muestra itinerante por los diferentes espacios del Corredor Cultural de la Provincia. La muestra y sus obras han sido digitalizadas y quedarán en resguardo de la Biblioteca Pública Provincial.

En el 2020 se cumplieron 100 años del fallecimiento de Eduardo Talero y en su homenaje se realizará la exposición ofrecida por su nieta Martha Ruth Talero. La muestra consiste en una exposición de manuscritos originales de sus poemas, ensayos y artículos periodísticos. Incluirán primeras ediciones de sus libros, fotografías, documentos de época, cartas, objetos, entre los cuales figuran dos cuadros -un óleo y una acuarela- de Martín Malharro.

En el día de la inauguración participará –a través de la plataforma virtual-  de Martha Ruth Talero, nieta de Talero y de Martín Darío Katz, bisnieto del poeta nicaragüense Roben Darío; quien posee cartas de ambos escritores, y escritos compartidos con Talero.

Eduardo Talero

olombiano, nació en 1874, de formación abogado, muy joven fue enviado al exilio, conmutando así la pena de muerte que recaía sobre él, por oponerse al gobierno dictatorial y conservador del momento. Recorrió varios países de América, escribiendo y vinculándose en sus viajes con escritores e intelectuales como José Martí, Rubén Darío, Enrique Gómez Carrillo, entre otros, con quienes intercambió ideas de libertad, humanidad e igualdad.

En 1903 se naturalizó argentino y fue designado secretario de la Gobernación del Territorio Nacional del Neuquén, en el período de Bouquet Roldán. Le tocó asumir la operación del traslado de la capital desde Chos Malal a la actual ciudad de Neuquén.

En 1914 fue designado por el gobernador Elordi como Jefe de Policía del territorio, cargo que cumplió hasta 1916. Su salud comenzó a deteriorarse, lo que provocó su traslado a Buenos Aires, donde falleció el 22 de septiembre de 1920. Su residencia “La Zagala”, donde vivió junto a su esposa Ruth Reed y su hijo, con su característica torre, es huella de su vida en nuestra provincia.

Entre sus obras, como las más destacadas pueden mencionarse: Voz del Desierto, Ecos de ausencia, Cascadas y remansos, Troquel de fuego (poesías), Por la Cultura, Culto al árbol y su poema Febricitante, escrito poco antes de su muerte.