Quiero agradecer a todas las maestras y a las directoras que han hecho este esfuerzo para que hoy podamos inaugurar esta sala y este jardín. Agradecerle a la empresa constructora porque cuando no vinieron los pagos Mocciola siguió adelante, siguió haciéndose cargo, pagó los jornales, los salarios de los obreros de su bolsillo y pudimos transitar esos momentos difíciles. Al gobierno nacional anterior, que en momentos de dificultades económicas y financieras le puso el hombro, lanzó la obra, la ratificó y le dio continuidad. Al gobierno nacional actual que rápidamente dio agilidad al pago de los certificados y nos permitió continuar para terminar esta obra en tiempo.

Quiero decirles a ustedes que así como trabajamos para que tengan este jardín, estamos trabajando para que ustedes puedan arraigarse definitivamente en Centenario. Estamos haciendo obras importantes en Centenario, como ésta, para que ustedes tengan las mismas oportunidades que tuvieron vuestros padres y abuelos, la posibilidad de crecer y desarrollarse aquí en Centenario.

Tenemos sueños, tenemos expectativas e ilusiones que también estamos trabajando. Hoy quiero rescatar, así como inauguramos esta sala, la Escuela Primaria nº 358, la posibilidad que en el viejo jardín también sigan funcionado para incorporar doble turno, mañana y tarde, allí y aquí, y pasar a que 150 chicos puedan tener jardín, con la posibilidad de que aquellos que están más cercanos al otro jardín sigan en aquellas instalaciones. Que el jardín y las escuelas estén lo más cercano posible donde habite y vive cada neuquino, es lo que genera la igualdad de oportunidades.

De la mano de una gran revolución de cultura y deporte y de esta educación, de la alianza de los maestros que tienen la vocación y las ganas de enseñarles y de ustedes que quieren aprender, es que generamos igualdad de oportunidades.

Estamos felices con esta inauguración y sabemos que tenemos que redoblar el esfuerzo. Hay mucho trabajo realizado, pero también hay muchos sueños por concretar. Entonces, queremos también venir a rendir un homenaje a todos los que lucharon y gestionaron para que este establecimiento hoy sea una realidad.

Hoy son tiempos en los cuales hay dificultades, en los cuales es necesario volver a levantar estos valores para el progreso colectivo de nuestro pueblo. Estamos seguros que en esos valores que se siembran en la familia, nuestros padres y nuestros abuelos, ustedes los maestros siguen teniendo la misma actitud, el mismo compromiso y la misma responsabilidad para profundizar esas enseñanzas.

De un pueblo que quiere más, convencido de que juntos podemos más, y que en la medida que a cada uno de ellos le vaya bien, estaremos garantizando el porvenir y el futuro de nuestro Neuquén; de una provincia que tiene ventajas comparativas tremendas en sus recursos naturales, productivos, turísticos, hidrocarburíferos, pero una provincia en la cual el factor decisivo, la diferencia, la hace el amor y el compromiso de cada neuquino con Neuquén.

Mis felicitaciones y agradecimientos por esta nueva etapa en la enseñanza que comienza hoy aquí, ahora, en Centenario. Y todo mi compromiso para fortalecer y llevar adelante la construcción, el equipamiento, los insumos, la formación y la capacitación, la designación de todos los cargos y las horas necesarias para que la educación sea prioritaria y profundice su desarrollo en Centenario; una ciudad que crece, crece y crece; una ciudad que alberga posibilidades y oportunidades, pero que de ninguna manera pueda hacernos perder el eje y el norte: el fortalecimiento y nuestro porvenir y futuro de la mano de ustedes, de nuestros hijos. Gracias.