La acción se emprendió con el objetivo de responder a las necesidades del establecimiento y mejoramiento del edificio actual

Los trabajos de mejoramiento edilicio del Jardín 12 de San Martín de los Andes  están cerca de ser concluidos. Las obras buscan resolver la pérdida de calor en el edificio y reparar el techo de la institución. Lo último se hizo con el retiro total de su cubierta por los deterioros productos del clima zonal, y el reemplazo de las aislaciones y clavaderas que lo sostenían por madera aislante.

Respecto a la pérdida de abastecimiento calórico en la infraestructura en un contexto climático de frío severo, se procedió a la construcción de un hall frío que permitirá controlar no sólo la pérdida de temperatura del interior -actualmente ocasionado por la apertura de las puertas directamente al exterior-, sino también un espacio que vincula ambos ambientes y permite la transición orgánica entre ellos.

Se utilizó un sistema constructivo tradicional con estructura de hormigón armado y techo de chapa galvanizada sinusoidal con sus respectivas pendientes. La mampostería se hizo en ladrillo común y pisos cerámicos de alto tránsito. En el exterior se utilizaron baldosas de piedra lavada similares a las que había; mientras que en el cielorraso es del tipo suspendido en placas de yeso de gran capacidad térmica.

La obra incluirá pintura látex interior y exterior y la instalación eléctrica estará conectada directamente a la red del  establecimiento. También incluirá una verificación del tablero principal para certificar su funcionamiento óptimo.