El éxito de la actividad generó consenso entre los productores para repetirlo el año próximo.

Luego de cuatro años volvió a realizarse un remate ganadero en el Norte neuquino. Durante la actividad, que contó con la organización del Centro PyME-Adeneu y el municipio de Chos Malal, se vendió más del 60 por ciento de la hacienda disponible, por un monto cercano a los 600.000 pesos.

Las cabañas “El Jarillal”, “Tratayén”, “Santa Julia” y “Chochoy Mallín” participaron con un total de 15 vaquillonas y 33 toros. El promedio de venta en hembras fue de 8.000 pesos y en machos de 30.000 pesos por animal, de las razas Hereford y Aberdeen Angus.

La apertura del evento estuvo a cargo de Mariana Hafford, coordinadora del Programa de Desarrollo Ganadero Bovino, y de Sebastián Girolamo, secretario de Desarrollo Sustentable del municipio de Chos Malal. Participaron también representantes de la Sociedad Rural del Noroeste y de la Sociedad Rural del Neuquén.

A pesar de las malas condiciones climáticas hubo una importante participación de productores de diversas localidades como Guañacos, Los Miches, Buta Ranquil, Manzano Amargo, Ñorquín y Chos Malal.

Para la compra de animales desde el Centro PyME-Adeneu se pusieron a disposición líneas de financiamiento para los productores. En total fueron otorgados diez créditos por un total de 288.000 pesos para la compra de toros.

Previo al remate se dictó una charla técnica sobre selección de reproductores que estuvo a cargo de Carlos Caivano y Juan Palazuelos.

A partir del éxito del remate, “los cabañeros nos plantearon repetirlo el año próximo y se evaluó la posibilidad de realizar un remate de invernada a mediados de mayo de 2016también en la zona Norte”, indicó Hafford.

Luego del remate se realizó un cóctel de camaradería donde se entregaron presentes a los cabañeros que comercializaron su hacienda.

El evento fue organizado por el Programa de Desarrollo Ganadero Bovino del Centro PyME-Adeneu y el municipio de Chos Malal, y contó con el acompañamiento del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Es de destacar la colaboración Acrenop y del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), institución que gestionó todas las tareas correspondientes a la admisión de animales y emisión de documentación.