El gas natural es una de las principales fuentes de energía que conforman la matriz energética del país. En el 2021, la provincia del Neuquén aportó el 63,7% de la producción nacional.

Cada 5 de marzo se celebra el Día Nacional del Gas, en homenaje a la creación de la Dirección Nacional del Gas (que luego sería Gas del Estado) en 1945, a partir de la fusión del Departamento de Gas de YPF con la Compañía Primitiva de Gas.

El gas natural es una de las principales fuentes de energía que conforman la matriz energética de la provincia y el país. En el caso de Neuquén, en el 2021, la provincia aportó el 63,7% de la producción nacional, mientras que, en 2020, fue del 55%. En lo que respecta a enero 2022, esta relación cerró en 62,3%.

La producción de la Provincia del Neuquén, en enero 2022, alcanzó 80,71 millones de metros cúbicos por día, representando un incremento de 2,18% con respecto a diciembre 2021, y de 29,86% en relación a enero 2021. A lo que refiere a la extracción no convencional de gas natural representó 78% de la producción total de Neuquén, 56% Shale y 22% restante Tight.

Este recurso tiene muchas aplicaciones en el hogar y en las industrias y suele conocerse como un combustible eficiente, limpio, seguro y más económico a comparación con otros combustibles fósiles. En el ámbito doméstico, se utiliza para cocinar alimentos, calentar agua, climatizar espacios (según la temporada del año). En el caso de la industria, emplea esta energía para desarrollar sus actividades como fuente de calor, pero también puede ser utilizado como materia prima para la elaboración de plásticos y químicos.

Acerca de la fecha

El 5 de marzo de 1945 se constituyó la dirección nacional del Gas que fusionó el departamento de gas de la entonces estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales, YPF, con la Compañía Primitiva de Gas, que operaba el servicio de distribución domiciliaria y pertenecía a capitales de origen británico.

Esa fusión originó a Gas del Estado, una empresa que extendió la provisión del fluido a industrias, usinas y hogares, a la vez que desarrolló la producción y el transporte. El principal impulsor del desarrollo de la utilización de ese recurso fue el ingeniero Julio V. Canessa, que había sido designado por el gobierno del presidente Edelmiro Farrell como administrador de los servicios de gas en Capital Federal.

Una de las primeras gestiones de Canessa, al crearse Gas del Estado, fue la realización del gasoducto entre Comodoro Rivadavia y Buenos Aires, para aprovechar el gas que se venteaba en los yacimientos patagónicos.

La obra del gasoducto se inició el 21 de febrero de 1947, en un acto en el que el presidente Juan Perón soldó el primer caño, y quedó inaugurado más de dos años después, el 29 de diciembre de 1949.

Para 1951, Gas del Estado contaba con alrededor de 700.000 clientes, y a fines de 1960 ya suman 1.300.000 clientes, 770.000 por redes y 530.000 con Supergas, lo cual muestra el sostenido crecimiento operado desde el nacimiento de la Empresa estatal. La Argentina se colocaba así entre los tres países más avanzados en el aprovechamiento del gas natural.