Todos los 9 de noviembre se celebra el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre, bajo la premisa de que la donación voluntaria de sangre es una política de Estado.

La Provincia del Neuquén, a través del Ministerio de Salud, busca fortalecer y alentar permanentemente la donación voluntaria y habitual de sangre, así como también garantizar los medios necesarios para que el tratamiento transfusional que se brinda sea con la máxima seguridad y eficiencia. En este sentido es que se conformó hace varios años la Red Provincial de Hemoterapia. De acuerdo a sus registros, desde principios de año hasta fines de octubre, más de 2.500 personas donaron sangre voluntariamente en la provincia.

En el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre es importante resaltar que un donante voluntario, habitual y altruista es aquella persona que por voluntad propia dona por lo menos dos veces al año y no recibe ningún tipo de compensación por ello.

Además, vale destacar que el voluntario goza de buena salud y su sangre es analizada con periodicidad, cada vez que realiza una donación. Para ser donante solo necesitas tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilogramos, tener buena salud, solicitar un turno y presentarte con tu DNI para donar sangre de manera voluntaria.

Este año, de acuerdo a los registros de la Red, desde el 1° de enero hasta fines de octubre, más de 2.500 personas donaron sangre en la provincia de manera voluntaria. En 2019, durante el mismo período, fueron 2.298.

La Red Provincial de Hemoterapia es una construcción colectiva de todos los servicios, aúna criterios y protocolos de acción, así como también es un espacio de intercambio para evacuar dudas, compartir experiencias y maneras de trabajar.

Actualmente, en el contexto de la pandemia y por disposición del Ministerio de Salud de la provincia, el Centro Regional de Hemoterapia (CRH) y todos los servicios de Hemoterapia de los establecimientos públicos de salud se han adaptado para ofrecer un espacio para que los neuquinos y las neuquinas puedan donar sangre de manera voluntaria, bajo los protocolos adecuados.

En este sentido, los servicios de Hemoterapia de la provincia del Neuquén estuvieron realizando colectas en lugares externos de salud, con el objetivo de ofrecer otros espacios a los y las donantes voluntarias.

Asimismo, se continúa trabajando coordinadamente para informar y alentar a la comunidad a convertirse en donantes voluntarios, ya que la donación de sangre es una tarea esencial que permite ayudar a muchas personas que requieren transfusiones para intervenciones y/o tratamientos.

Todas aquellas personas interesadas en ser donantes voluntarias, pueden consultar telefónicamente a los distintos espacios de donación ya que, por la pandemia, se debió modificar la modalidad de atención. Actualmente, para donar sangre se solicita concurrir con turno previo. Conocé los números de contactos para reservar turno y donar sangre en la provincia del Neuquén.

Fomentar un modelo en el que las personas de forma voluntaria y frecuente se acerquen a donar sangre es posible y tiene muchos beneficios, entre ellos, contar con sangre segura para quien la necesita. Esta fecha es una oportunidad para resaltar la importancia de cambiar progresivamente el modelo de reposición, el cual implica que cuando una persona necesita sangre para un tratamiento o intervención, debe convocar a personas que donen sangre, para así cubrir la necesidad.

Cabe aclarar que las unidades de sangre que se recolectan en los distintos servicios son enviadas al CRH, donde se realizan los procesos de calidad, de fraccionamiento, calificación biológica, almacenamiento adecuado y distribución oportuna de hemocomponentes entre la Red.

El porqué de la fecha…

El 9 de noviembre de 1914, el médico Luis Agote realizó la primera transfusión de sangre en Argentina, en el Instituto Modelo del Hospital Rawson de la Capital Federal. Por ese motivo, en 2004, la Ley 25936 fijó esa fecha como Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre bajo la premisa de que la donación voluntaria de sangre es una política de Estado.

Agote se abocó a evitar la coagulación de la sangre fuera del organismo y para ello utilizó el citrato neutro de sodio, que se sabía que impedía la coagulación de las proteínas del huevo. Con ese método, logró guardar con éxito 100 mililitros de sangre humana en forma líquida durante 15 días. Tras esa primera prueba, profesionales del instituto llevaron a cabo una serie de estudios de laboratorio para comprobar que la técnica no afectaba al receptor ni a las propiedades de la sangre a transfundir. El 9 de noviembre de 1914, Agote aplicó por primera vez su técnica con un paciente afectado de tuberculosis que recibió sangre donada por Raúl Mosquera, portero del instituto hospitalario.