En el mundo hay dos fechas en las que se promueve el lavado de manos: el 5 de mayo y el 15 de octubre. La primera, se orienta a fortalecer esta acción en los equipos de salud y la segunda, se dirige a toda la comunidad.  

Lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos, es una de las recomendaciones que más escuchamos por estos días, como una de las herramientas fundamentales para prevenir el coronavirus (COVID-19), pero este simple hábito siempre fue una de las acciones más efectivas y simples para prevenir enfermedades.

El lavado de manos es una medida fundamental para la comunidad, pero específicamente para el personal de salud es un paso elemental para lograr los estándares de calidad que requiere la atención de la salud.

En 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la iniciativa Una atención limpia es una atención más segura orientada a mejorar esta práctica en los equipos de salud y estableció al 5 de mayo como el Día mundial del lavado de manos.

En esa misma línea, el Ministerio de Salud de la provincia del Neuquén aprobó por resolución la Guía provincial de Higiene de Manos en Salud en 2015; la que fue revisada en 2019; y es un pilar para los equipos de salud ya que, dentro de un institución de salud, lavarse las manos protege al personal de salud y a los usuarios,  reduce complicaciones clínicas e internaciones y disminuye la propagación de gérmenes y microorganismos vinculados a brotes de alto impacto para la salud.

La actual situación sanitaria mundial vuelve a reforzar este simple hábito. En todos los lugares donde sea posible lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos es clave para prevenir enfermedades: http://youtu.be/LpIyvgEXGDw

¿Cuándo lavarse las manos?

Antes y después de:

  • Manipular alimentos o desperdicios
  • Comer o beber
  • Amamantar o cambiar pañales

Después de:

  • Haber tocado superficies expuestas a mucha gente
  • Ir al baño