Homenajes en el Día del Maestro

septiembre 9, 2009

Este viernes 11 de septiembre a las 11 se realizará el acto del Día del Maestro en la plazoleta ubicada frente al cine-teatro Español de la ciudad de Neuquén; y a las 12.30 se realizará el acto de imposición del nombre Eduardo Camilo Alizeri a una plazoleta de la diagonal 25 de Mayo.

El próximo viernes 11 de septiembre, como parte de los festejos por el Día del Maestro y por el aniversario de Neuquén, se realizarán dos actividades en la ciudad de Neuquén. A las 11 se realizará el acto por el Día del Maestro en la plazoleta ubicada frente al cine-teatro Español, actividad que es organizada por el Consejo Provincial de Educación y la municipalidad de Neuquén.

Luego a las 12.30 se le asignará el nombre de Eduardo Camilo Alizeri a la plazoleta de la diagonal 25 de Mayo, entre Alberdi y Rivadavia, en reconocimiento a un hombre ligado a la educación que hizo historia dentro de la provincia.

La celebración forma parte de los homenajes por el 105º aniversario de la ciudad de Neuquén.

Eduardo Camilo Alizeri

El Concejo Deliberante de la ciudad de Neuquén a través de la Ordenanza 10463 estableció designar a la plazoleta identificada como Espacio Verde Nº 400, ubicada en Diagonal 25 de Mayo, entre Alberdi y Rivadavia de la ciudad de Neuquén con el nombre de Eduardo Camilo Alizeri.

Dicha iniciativa corresponde a Juan Mario Raone, miembro honorario de la Junta de Estudios Históricos de la provincia de Neuquén y de la Academia Nacional de Historia. Los fundamentos hacen referencia a sus méritos como ciudadano y que se pretende perpetuar su memoria para ejemplo de todos los habitantes.

Según datos provistos por Juan Mario Raone, Eduardo Camilo Alizeri nació un 17 de julio de 1912 en Mercedes, provincia de Buenos Aires, hijo de inmigrantes genoveses. En el año 1931, en su ciudad natal, obtuvo el título de Maestro Normal Nacional en la Escuela Normal Mixta Justo José de Urquiza. Antes de lanzarse a la aventura patagónica contrajo enlace con su novia de Mercedes, Rosalía Elena Borgarelli y juntos arribaron al entonces Territorio Nacional del Neuquén en el año 1935.

Un maestro

La vocación por la enseñanza fue muy fuerte y una vez en el Territorio inició su carrera docente en la Escuela Nº 16 de El Huecú para luego trasladarse a la Escuela Nº 12 de Las Lajas. En 1938 ya era director interino de la Escuela de Villa del Agrio y en 1939 llegó a la capital neuquina para dictar clases en la Escuela Nº 101 de Colonia Valentina, más tarde en la Escuela Nº 102 y, finalmente en la Escuela Nº 132 Granja Hogar del barrio La Sirena, para niños mapuches. Luego, en el año 1945 fue trasladado a la Escuela 107 de Colonia Bouquet Roldán. En 1949 fue director de las Escuelas Vacaciones Útiles. El mismo año fue director y administrador de la Escuela Hogar Indígena Ceferino Namuncurá. Ocupó el cargo de director de la Escuela para Adultos, carcelaria de la U9. Escribió un libro sobre las actividades docentes: Maestros…sólo Maestros y escribió además Consideraciones y Experiencias de un maestro, editado en 1982 por el ministerio de Educación de la provincia de Neuquén.

“Pionero Neuquino”

Además de la enseñanza escolar a la que Alizeri le dedicó veinticinco años de su vida, fue un apasionado por la construcción de maquetas. La primera fue para la localidad de El Huecú en 1935, y la hizo totalmente iluminada. Luego construyó para la Escuela de Las Lajas, en conmemoración del 25 de Mayo de 1810, el Cabildo, la Plaza y la Pirámide. En la ciudad de Neuquén, y con la colaboración de Margarita Lucero, construyó un gran mapa de once metros de largo por seis de ancho de la República Argentina en el patio de la Escuela 101.

Paralelamente fundó el Centro Filatélico de Neuquén y Río Negro. En el año 1945 fue elegido como el primer locutor oficial de la Red de Emisoras Splendid de la que LU5 era Radio Neuquén. Su voz inconfundible y su calidad fonética lo convirtieron en un auténtico representante del Neuquén en todo el país. De la misma forma, estuvo vinculado a la otra gran emisora regional LU19 de Cipolletti.

Era un coleccionista de excelencia, ya que desde muy pequeño se había iniciado en el arte de reconocer y ordenar estampillas de acuerdo con temáticas y con la idea de conocer la idiosincrasia de todos los países a través de los sellos postales. Su colección contaba, en su mayoría, con estampillas de tres países: la Argentina, Chile y del otro extremo del mundo Taiwán a las que admiraba por la excelente calidad de sus diseños e impresión.

Al margen de sus intereses como educador y hombre de la radiodifusión, Alizeri manifestó su interés en la actividad deportiva y en la toma de decisiones en beneficio de sus conciudadanos. Fue por esta causa que fue socio vitalicio del Club Independiente, presidente de la peña del Club Hípico y Tradicionalista y concejal de la ciudad. Era amante de nuestra música y nuestras tradiciones folklóricas.

Eduardo Camilo Alizeri se especializó en filatelia, locución, comercio, política, folklore y, principalmente, los conocimientos pedagógicos más avanzados. En su larga y fructífera carrera, cosechó reconocimientos de todo tipo destacándose la de Pionero Neuquino distinguido por la Municipalidad de Neuquén.