La Inspección Provincial de Personas Jurídicas se adecuó a los tiempos que corren: despapelización, digitalización de expedientes, asambleas virtuales y tutoriales por zoom, todo al servicio de la celeridad y para ganarle a la  burocracia.

La Inspección Provincial de Personas Jurídicas, dependiente del ministerio de Gobierno y Seguridad, se modernizó para poder dar respuesta en medio de una pandemia. A los fines de preservar la institucionalidad asociativa, como así también para agilizar trámites y optimizar la gestión, el organismo autorizó el funcionamiento a distancia de las entidades, a realizar veedurías de asambleas de forma virtual, organizar tutoriales por zoom para brindar asesoramiento, y comenzar la digitalización de expedientes.

El camino hacia la despapelización lo hizo a través de GDE, la plataforma informática desarrollada por la secretaría de Modernización de la Gestión Pública, dependiente del mismo ministerio, que permite la gestión digital de todos los trámites de la administración central de la Provincia del Neuquén. El objetivo consiste en despapelizar el procedimiento administrativo, eficientizar la gestión, facilitar la generación electrónica, registrar y archivar la documentación.

Antes de esta nueva etapa, el principal caudal de documentación en formato papel era generado por las asambleas. “Al sacar rápidamente el instructivo para hacer las asambleas por Zoom y al solicitar que mandaran todo por correo electrónico, logramos que esa área funcionara perfecta, y redujimos el cúmulo de información que recibíamos por mesa de entrada”, explicó la titular del organismo, Rosana Malianni.

A partir de esta experiencia favorable, el organismo ya trabaja en el armado de una disposición para que las asambleas dejen de ingresar en base papel a mesa de entrada. “Al mandarnos el material por mail, ya tenemos todo escaneado y podemos armar el expediente electrónico, algo que optimiza el trabajo”, afirmó.

Si bien es cierto que el organismo tiene más de 8.000 expedientes acumulados en formato papel, apenas unos 3.000 son legajos que se encuentran activos. “Hay muchos zombis jurídicos, que no están ni vivos ni muertos y que terminan siendo mugre que se suma al cúmulo de  trámites que se inician y se abandonan”, explicó Malianni,  quien agregó que “con el GDE le decimos adiós a esa acumulación de papel, porque a lo sumo se convierten en un archivo en un servidor”.

En simultáneo a esta actividad, y con la imposibilidad  de atender al público desde el mostrador que produjo la pandemia, el organismo se apropió de diferentes plataformas que permiten conexión simultánea (Zoom, Whatsapp, Meet ) para brindar asesoramiento y audiencias online a diferentes entidades en temas de estados contables, renovar autoridades, o aclarar dudas respecto al procedimiento.

Además, a través de estas mismas plataformas, pudieron realizar veedurías de asambleas de cooperativas y mutuales que funcionan en el interior de la provincia, y que antes de esta virtualidad tenían que viajar para participar y corroborar que se cumplieran los requisitos legales. “Estas herramientas nos permiten una inmediatez con otras localidades que antes no teníamos”, concluyó Malianni.