El gobernador destacó que el espacio “permite reafirmar y fortalecer nuestra identidad, sin darle la espalda a la historia”.

El gobernador Omar Gutiérrez, el vicegobernador Marcos Koopmann y el intendente de la ciudad de Neuquén, Mariano Gaido inauguraron el jueves por la tarde las mejoras que se realizaron en el predio de la Torre Talero.

En su discurso, Gutiérrez agradeció a la familia de Eduardo Talero y aseguró que “construimos futuro respetando la historia”.

Recordó que “en la calle San Martín estamos rescatando la Usina, hace algún tiempo rescatamos la sala Alicia Fernández Rego, también la casa de Gregorio Álvarez y ahora, la Torre Talero”. Además, adelantó que “vamos a trabajar para recuperar y restaurar la casa de Bouquet Roldán”.

“Cada espacio de estos permite reafirmar y fortalecer nuestra identidad, sin darle la espalda a la historia; rescatando, recuperando y poniendo en valor nuestra historia”, señaló el mandatario provincial.

En su discurso, Gutiérrez agradeció a la familia de Eduardo Talero y aseguró que “construimos futuro respetando la historia”.

El gobernador recalcó que “este es ahora otro atributo turístico para el tránsito ciudadano y para quienes deciden venir a Neuquén, capital de la provincia y la Patagonia”.

Dirigiéndose a los familiares de Talero, Gutiérrez expresó: “Que ustedes hayan venido aquí, a nosotros nos llena de alegría y nos hace sentir que todo esto tuvo sentido, porque esa puerta se va a abrir y va a empezar a entrar gente y a poder disfrutar de este lugar”.

Destacó el trabajo del intendente en la revalorización del espacio y dijo que la Torre tiene “un gran sentido y espíritu cultural”.

El gobernador se refirió también al predio de la ex U 9 y a la firma de los contratos para que “el estudio de arquitectos que ganó el concurso público ahora elabore el proyecto final para, en la parte de la Unidad Carcelaria Nº 9 que le corresponde a la provincia, poder llevar adelante también el desarrollo de todas esas manzanas en el caso céntrico de la ciudad de Neuquén”.

“Son todos espacios que estamos recuperando, rescatando y respetando para ponerlos en la avenida del progreso y el desarrollo”, concluyó.

El gobernador destacó que el espacio “permite reafirmar y fortalecer nuestra identidad, sin darle la espalda a la historia”.

Por su parte, el intendente Mariano Gaido agradeció el permanente acompañamiento provincial de cada una de las actividades y destacó el trabajo en equipo para poder ir sumando inauguraciones en la transformación de la ciudad. “Las visitas ya empezaron y la ciudad ya se transformó sin lugar a dudas en una ciudad turística”, señaló.

“Mucho tiempo tuvimos que esperar para inaugurar un lugar tan histórico y que habla tanto de nosotros. Hoy tenemos este hermoso lugar para visitarlo, conocerlo y desarrollar una actividad turística en la ciudad”, completó.

Los trabajos que desarrolló la municipalidad capitalina incluyeron la limpieza de bandejas y acrílicos de luminarias existentes; construcción de 305 metros lineales de cordón perimetral para sendero compactado alrededor de la torre; ejecución de una platea de 5,50 por 4,50 metros; desmalezamiento; poda correctiva; limpieza de todo el predio; cercamiento interno del estacionamiento; cercamiento para protección de la casa; instalación de luces e iluminación; colocación de 80 plantas ornamentales; e instalación del sistema de riego.

También participaron de las actividades la diputada nacional Alma Sapag; la ministra de Niñez, Adolescencia y Juventud, Sofía Sanucci Giménez; Marta Talero, nieta de Eduardo Talero; funcionarios provinciales y municipales.

Breve reseña de Eduardo Talero

El doctor Eduardo Talero nació en Bogotá en 1869 y se recibió de abogado en Colombia a muy joven edad. Debió exiliarse en Nicaragua para salvar su vida luego de ser sentenciado a muerte ante un pelotón de fusilamiento. Comenzó así un derrotero por varios países americanos, que incluyen a Estados Unidos, Perú, Chile y, finalmente, Argentina en 1899.

En nuestro país fue cónsul general de Ecuador y posteriormente, el Gobierno Argentino lo designó como colaborador de Bouquet Roldán en la gobernación del Neuquén, con la misión de trasladar la capital de ese territorio desde la vigente Chos Malal a la zona de la confluencia de los ríos Limay y Neuquén.

Es así que Talero participó de la fundación de la ciudad de Neuquén y comenzó a desarrollar una activa vida política, profesional y artística en la región. Fue, además, un prolífico y reconocido escritor, periodista y poeta, que actuó como corresponsal en el exterior de importantes medios escritos nacionales de la época. Falleció en Buenos Aires en 1920.