El mandatario esperó a Franco Balboa en el aeropuerto capitalino, tras su regreso de Sudáfrica, donde se coronó campeón mundial sub 23. El ex gobernador Jorge Sapag formó parte del comité de recepción integrado por familiares y amigos.

El gobernador Omar Gutiérrez recibió esta tarde en el aeropuerto de Neuquén al palista Franco Balboa, quien se consagró campeón mundial Sub 23 de canoaje en la especialidad maratón que se realizó en Pietermaritzburg, Sudáfrica. En la oportunidad y en compañía del ex gobernador de la provincia, Jorge Sapag, entregaron una placa de reconocimiento al deportista neuquino.

Gutiérrez recordó que la provincia desde la gestión anterior venía acompañando y fortaleciendo el deporte a través de la figura de Balboa, a quien calificó como “un gran campeón, un ejemplo de humildad, de sacrificio, de amor y responsabilidad”, cuyos logros son “motivo de orgullo y alegría neuquina”.

Gutiérrez calificó a Balboa como “un gran campeón, un ejemplo de humildad, de sacrificio, de amor y responsabilidad”, cuyos logros son “motivo de orgullo y alegría neuquina”.

Por su parte, Sapag se mostró emocionado y expresó que “como neuquino me siento tan orgulloso de un hijo de Neuquén campeón del mundo. Creo que como dice Franco, esto recién empieza y hay muchas carreras por delante”.

Con entusiasmo familiares y amigos inundaron el hall de recepción del aeropuerto para recibir al deportista campeón del mundo, quien agradeció el acompañamiento permanente de Jorge Sapag, de la provincia y del club Cepron y destacó la importancia de este apoyo para continuar con la actividad del canotaje a la consideró “un deporte muy duro”.

Balboa recordó que se enteró que fue papá de su hijo Lorenzo mientras se desarrollaba la competencia mundial y señaló que “fue la decisión más dura, alejarme de Antonella, mientras estaba embarazada. Lo hablamos, ella me apoyó y hoy estoy contento porque todos los días cuando me levantaba y me iba a entrenar pensaba en mi hijito y hoy esta acá.

En el cierre de la recepción, la banda de la policía interpretó canciones para el deportista, que además pertenece al cuerpo de la policía provincial. Posteriormente, se subió a una autobomba y fue escoltado por una caravana.

El joven entrena en el club Cepron de Neuquén. Alcanzó el primer puesto mundial en el tiempo de 1 hora, 52 minutos y 53 segundos. Logró sacarle incluso 10 segundos a su más inmediato seguidor, el palista local Nicolás Notten.

Con entusiasmo familiares y amigos inundaron el hall de recepción del aeropuerto para recibir al deportista campeón del mundo.