El gobernador de la provincia emitió un saludo de fin de año dirigido a los ciudadanos neuquinos, en el que aseguró que el mayor anhelo es “realizar los cambios que Neuquén necesita para darle un nuevo impulso, para hacer que el desarrollo entre a cada hogar, para proyectarnos hacia el futuro”.

El gobernador Omar Gutiérrez emitió su primer mensaje de fin de año dirigido a los habitantes de la provincia, en el que expresó que “los neuquinos podemos estar orgullosos del presente y del porvenir que, unidos, venimos consolidando”.

Además, destacó que Neuquén es “una provincia respetada en el mundo; y eso es un patrimonio valioso que hemos construido entre todos y que debemos cuidar, protegiendo lo bueno que hemos realizado, adaptándonos a los nuevos tiempos”.

“Ése es nuestro mayor anhelo: realizar los cambios que Neuquén necesita para darle un nuevo impulso, para hacer que el desarrollo entre a cada hogar, para proyectarnos hacia el futuro”, aseguró el gobernador.

A continuación el texto completo del mensaje:

“Queridos neuquinos:

Estamos llegando al final de un año muy intenso. Son días de encuentro junto a nuestras familias y amigos para celebrar las fiestas navideñas y el Año Nuevo. Es un momento de alegría y de confianza. Es también el momento para hacer un repaso del año que se va y fijar los propósitos del que viene.

Este ha sido un año de grandes esfuerzos que valen la pena. Los neuquinos podemos estar orgullosos del presente y del porvenir que, unidos, venimos consolidando.

Por eso, me siento muy orgulloso de ser el gobernador de nuestra querida provincia.

Somos una provincia unida y en paz. Un pueblo que no le teme a los desafíos y le hace frente a las adversidades.

Somos un pueblo que no se resigna ante la desigualdad, la injusticia o los abusos. Somos una provincia respetada en el mundo; y eso es un patrimonio valioso que hemos construido entre todos y que debemos cuidar, protegiendo lo bueno que hemos realizado, adaptándonos a los nuevos tiempos.

Ése es nuestro mayor anhelo: realizar los cambios que Neuquén necesita para darle un nuevo impulso, para hacer que el desarrollo entre a cada hogar, para proyectarnos hacia el futuro.

Estoy seguro de que el próximo será un buen año para todos. Tenemos desafíos importantes por delante, con una buena receta aprendida de nuestros padres y abuelos: nuestras ganas de trabajar, la pasión y el amor por nuestra tierra neuquina.

Vamos a continuar avanzando con desarrollo y oportunidades para todos, en unión, en paz, con mirada y acción solidaria. Con compromiso neuquino.

Gracias por haberme aceptado en la intimidad y confianza de sus familias. Celebremos por un 2016 mejor aún para todos.

¡Felices Fiestas!”