Fue virtual y reunió a más de 150 mujeres de distintas localidades en el día internacional de la mujer rural. Contó con la presencia de autoridades nacionales, provinciales, y representantes de comunidades, organizaciones y asociaciones.

Como uno de los ejes propuestos en el Plan Quinquenal se avanza con esta iniciativa en promover un desarrollo equilibrado del territorio. En este marco se desplegaron acciones cuyo desarrollo fue mostrado ayer en el 4º encuentro de Mujeres Rurales.

“Estamos en una instancia de fortalecimiento de igualdades y las mismas oportunidades de género, y además de la participación, el debate y el decisorios está el empoderamiento, el liderazgo” dijo Gutiérrez.

Destacó a mujeres “que están haciendo poda y raleo en Manzano Amargo y otro grupo de mujeres que están construyendo viviendas desde las bases, y en Aluminé y en Paso Aguerre, a través de cooperativas, están construyendo obras de infraestructura”.

El mandatario se comprometió “a volver a encontrarse en el ámbito territorial antes de terminar la gestión” y agradeció el que estén siempre firmes aun en momentos complicados sabiendo cuidar la producción, la familia, el territorio y a ellas mismas en cuanto a la salud en tiempo de pandemia.

El ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi, se mostró “muy agradecido por la participación de muchas mujeres en los encuentros realizados por zonas, instancias sobre las que se ha elaborado material para compartir en esta edición”. “La política de género es una política pública del gobierno provincial y bajo el Ministerio de Ciudadanía se creó la Subsecretaría de las Mujeres desde la que se trabaja transversalmente”, señaló. “Nosotros trabajamos con las mujeres rurales y apuntamos a que tengan un rol cada vez mas importante en las zonas, en las organizaciones, en las que participan y poder acompañar ese desarrollo a través de herramientas concretas”, agregó.

Además agradeció la presencia del Ministro de Ciudadanía, Ricardo Corradi Diez, al Director Regional del INTA Patagonia Norte, Carlos Magdalena, y al equipo de la Dirección Nacional de Proyectos Sectoriales Especiales (DIPROSE), dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca; entre otros.

La subsecretaria de las Mujeres, Patricia Maistegui, recordó el primer encuentro y destacó “todo lo que se ha avanzado desde allí. Son las mujeres rurales las que han ido moviendo este aparato para que desde las distintas áreas nos sumemos a continuar con este trabajo”, expresó. Rescató “lo que se valora el encuentro presencial, las mujeres seguimos necesitando el encuentro, compartir experiencias, alegrías, historias para poder darnos fuerza”. “Estamos dando un paso más hacia la equidad de género”, agregó.

El ministro de Ciudadanía, Ricardo Corradi Diez por su parte, recordó “el cometido del gobernador Omar Gutiérrez, de construir las políticas públicas con los y las protagonistas”. “Las mujeres rurales han escrito la historia de nuestra provincia en cada rincón y hoy estamos aprendiendo a intercambiar, vincularnos de otra manera y poder utilizar todo el estado para que junto con ellas podamos generar mejores oportunidades”.

La diputada Alma Sapag, manifestó que “la herencia familiar de vivir en la ruralidad o esta elección de vida hace que partamos de una felicidad de poder elegir un lugar sano. Nada más sano para la familia rural que su entorno, y es un sacrificio que las mujeres rurales llevan con alegría desde siempre”. “Quienes pasamos por el campo comprendemos muchas cosas y muchos esfuerzos”, indicó.

Datos

Mediante los talleres presenciales regionales que se dieron en Senillosa, Aluminé, Traful, Loncopué (Campana Mahuida), Zapala, y Andacollo-Chos Malal, durante septiembre y octubre, y que fueron dinamizados por NQNLab, se obtuvieron datos importantes.

Con el objetivo de abordar desde el sentir o percibir de las mujeres, “en qué se ha avanzado en materia de género y qué acciones vislumbran que serían útiles para fortalecer su protagonismo en el ámbito rural” 150 de 112 territorios, mujeres rurales pudieron reflexionar sobre 4 ejes: ser, pensar, sentir y compartir.

“Casi el 80% de las mujeres que participaron tiene más de 36 años, lo cual pone de manifiesto la problemática del envejecimiento de la población rural que plantea el desafío de alentar a nuestros jóvenes para que se queden, para que haya oportunidades, promover el arraigo y evitar esa permanente partida a lugares lejanos en búsqueda de trabajo”, explicó el titular de NQNLab, Ernesto Figueroa.

“Fue muy importante considerar cuáles eran las ideas de las mujeres y aparecieron problemáticas muy significativas, una que tuvo que ver con las condiciones tan duras y complejas de vida y trabajo, que se necesitan mejorar y suavizar; el segundo tema fue el deficiente acceso a servicios públicos como agua, luz, gas, internet. Surgió como se había digitalizado la vida, cómo el teléfono ya no era solo para hablar, y como necesitan de esos servicios para acceder a la educación y a los sistemas de comercialización de productos que cada una de ellas elaboran”.

Otro de los temas preocupantes para ellas era la accesibilidad a los parajes y la necesidad de mejorar caminos. “Se les preguntó cómo se veían dentro de la actividad productiva y casi la mitad de esas 150 mujeres se consideran productoras intensivas, es decir, mujeres que no sólo compran los insumos, cuidan de los huertos familiares, sino también toman decisiones en la explotación productiva y en los ecosistemas familiares”.

En este marco, se vislumbró que según los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el 29% se inclinó por el cuidado del planeta, 25% por las personas, 21% puso foco en la participación, 15% en la prosperidad y 11% en la paz.

En cuanto a las temáticas de interés, un 28% de las mujeres participantes siente preocupación por temas ambientales, un 23% por la igualdad de derechos y diversidad, y un 21% por el deporte y la cultura.

El 30 % de las mujeres tomó como aprendizaje de la pandemia la importancia de vernos, escucharnos y abrazarnos y un 19% organizar y reorganizar todo el tiempo. Los temas comunes que compartieron tuvieron que ver con el acceso al crédito, herramientas para la comercialización, acceso al agua y escrituración de la tierra.