Acompañó al intendente de Neuquén, Mariano Gaido, en la habilitación de la nueva bajada hacia el río Limay, iluminación, parquización y forestación y puesta a punto del sector parrillas. Además, se firmó un convenio con la asociación civil Derribando Barreras, que pondrá a disposición del balneario cuatro sillas anfibias para que personas con movilidad reducida puedan disfrutar del agua.

El gobernador Omar Gutiérrez acompañó esta mañana al intendente de Neuquén, Mariano Gaido, en la inauguración de las obras de remodelación del Balneario Albino Cotro de la ciudad de Neuquén, el más antiguo de la ciudad.

Los trabajos fueron realizados por los equipos municipales e incluyeron una nueva bajada en escalinata hacia la costa del río Limay, remodelación y puesta a punto de baños y sector parrillas, iluminación, parquización con tepes de césped, forestación, juegos para niños y mobiliario. Además, se proveyó de servicio de wi-fi gratuito.

También se construyó una rampa de acceso al río para personas de movilidad reducida y se firmó un convenio con la asociación civil Derribando Barreras para la provisión de cuatro sillas anfibias, que permitirán a quienes tienen alguna discapacidad motriz internarse en el río y disfrutar del agua.

Además, se firmó un convenio con la asociación civil Derribando Barreras, que pondrá a disposición del balneario cuatro sillas anfibias para que personas con movilidad reducida puedan disfrutar del agua.

“Felicitaciones al equipo municipal y a la conducción en la figura de Mariano Gaido –expresó el gobernador en su discurso-. Este balneario el año que viene va a cumplir 60 años y es tan importante construir, llevar adelante y hacer realidad nuevas obras abriendo nuevos espacios, como poner la vista atenta en rescatar y en cuidar a cada uno de nuestros antiguos espacios, porque rescatando la historia también se construye porvenir y futuro”.

Aseguró que el balneario municipal “es un espacio que hemos recuperado y ganado, un ícono emblemático que hace a la identidad de todos los que hemos vivido y los que habrán de vivir en la ciudad de Neuquén capital”, y que de esta manera no sólo se cuida al medio ambiente, sino que “es la manera de ganarle a la droga y al alcohol”.

“Era un lugar que se había convertido en un aguantadero y hoy se ha incorporado a esta obra estructural y estratégica para el desarrollo de la ciudad que es el Paseo Costero. Es un paso importantísimo de justicia social, no es una mega obra pero hace a la realidad ciudadana para cumplir el compromiso que asumimos: que cada barrio tenga las mismas posibilidades”, señaló Gutiérrez.

Indicó que el intendente Gaido -que asumió la jefatura comunal en diciembre- “va marcando la continuidad de las grandes obras y enlaza con las obras pequeñas pero que son de una envergadura tremenda. Esto genera una lógica expectativa de otros barrios a los que no hemos llegado, pero con obras como ésta, que afianzan y fortalecen el desarrollo social, venimos a ratificar la responsabilidad y el compromiso de que vamos a llegar barrio por barrio”.

Por su parte, Gaido agradeció a quienes planificaron y trabajaron en la obra y destacó especialmente el hecho de que se trata de un espacio inclusivo con rampas de acceso con disponibilidad de sillas anfibias. “Este balneario es accesible, para todas las personas, para que todos puedan disfrutar de este balneario que nos brinda de alegría a todos los vecinos y vecinas”, aseguró.

Estuvieron presentes la presidenta del Concejo Deliberante de Neuquén, Claudia Argumero, el subsecretario de Turismo de la provincia, Germán Bakker, integrantes de la asociación civil Derribando Barreras, funcionarios municipales, guardavidas y trabajadores del balneario y vecinos de la ciudad.

Los trabajos incluyeron una nueva bajada en escalinata hacia la costa del río Limay, remodelación y puesta a punto de baños y sector parrillas, iluminación, parquización con tepes de césped, forestación, juegos para niños y mobiliario. Además, se proveyó de servicio de wi-fi gratuito.