Fue un compromiso electoral asumido durante la campaña del año pasado y permitirá a los habitantes de uno de los sectores más antiguos del oeste capitalino conectarse a la red de agua potable.

El gobernador Omar Gutiérrez encabezó esta tarde la inauguración de una obra de agua en el barrio Carnaghi de la ciudad de Neuquén, que permitirá a los habitantes de uno de los sectores más antiguos del oeste capitalino conectarse a la red de agua potable que administra el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS).

El acto se realizó en el corazón del barrio cercano al aeropuerto capitalino, en el que diariamente habitan unas 700 personas, entre los ocupantes de las 127 viviendas del sector más los alumnos del jardín de infantes Alita, ubicado dentro de Carnaghi.

Del acto participaron también el ministro de Empresas Públicas, Alejandro Nicola; el presidente del EPAS, Mauro Millán; los diputados provinciales Claudio Domínguez y Mario Pilatti; la presidenta del barrio Valentina Norte Urbana, María José Patronelli; el presidente de la Cooperativa Aeropcoop, Sergio Monardes, subsecretarios, concejales y vecinos.

Gutiérrez felicitó tanto a los vecinos como a los trabajadores y autoridades del EPAS por el compromiso y trabajo conjunto que realizaron para concretar la obra. Además, recordó que se trató de un compromiso electoral asumido durante la campaña del año pasado: “Acá estamos cumpliendo y honrando nuestra palabra, dándole valor”, sostuvo.

“Esta es la forma y el sello que va a tener estar gestión por los próximos cuatro años, el trabajo en equipo. Solos no podemos, tenemos que estar juntos, incluso en las diferencias, desandándolas en el camino del diálogo. Son tiempos difíciles no sólo para la provincia y el país, sino también para el mundo. Y esto requiere del esfuerzo y el trabajo de todos”, dijo Gutiérrez.

Tal como viene haciendo en todos los barrios de la ciudad de Neuquén y de otras localidades que visita, el mandatario convirtió el acto de inauguración en una reunión de trabajo, en la que les pidió a los vecinos que relataran las necesidades aún pendientes del sector. Tras el intercambio, Gutiérrez se comprometió junto a sus funcionarios en avanzar en obras de cloacas para el barrio.

La obra que realizó el EPAS permite al barrio conectarse a la red de agua potable, ya que desde su fundación hace 40 años que el agua era extraída de una perforación. “El barrio preexistía prácticamente a la red en este sector de la ciudad en aquellos años”, recordó Millán.

Se trata de una conexión a un acueducto de 250 milímetros en PVC, en cañería de 110 milímetros también de PVC que inyecta el líquido a la red del barrio con una extensión de 220 metros.