Es una de las unidades policiales más antiguas de la provincia, fundada en 1937. La nueva comisaría tiene 880 metros cuadrados. Se invirtieron 47 millones de pesos.

El gobernador Omar Gutiérrez encabezó este mediodía la inauguración del nuevo edificio de la comisaría séptima de Plottier. Se trata de una obra de 880 metros cuadrados que permitirá un mejor desempeño laboral para los 122 agentes que revisten en la principal unidad policial de esa localidad. La inversión fue de 47 millones de pesos.

Del acto participaron también la ministra de Gobierno y Seguridad, Vanina Merlo; el jefe de la Policía, comisario general Julio Peralta; y la intendenta de Plottier, Gloria Ruiz, entre otras autoridades.

“Estamos muy contentos con esta inauguración, porque significa dotar de mejor infraestructura edilicia y en consecuencia de mejores condiciones de trabajo para los agentes que nos cuidan a diario”, sostuvo Gutiérrez. Se trata de una obra necesaria y requerida, que hace a un mejor servicio a la comunidad de esta comisaria que el próximo 8 de septiembre cumplirá 83 años.

“En este tiempo tan difícil quiero felicitar a todo el personal de policía, a sus más de 7.000 mujeres y hombres distribuidos a lo largo y ancho de la provincia en sus 49 comisarías, direcciones, departamentos y destacamentos, porque junto con otras instituciones están llevando adelante una enorme tarea para cuidarnos a las neuquinas y neuquinos”, agregó el mandatario.

El gobernador sostuvo también que el acompañamiento y el apoyo al personal policial se ven reflejado en más formación, inversión en infraestructura, equipamiento y en brindar las herramientas adecuadas.

El nuevo edificio tiene 880 metros cuadrados. Se invirtieron 47 millones de pesos.

En 2019 y en lo que va de 2020 se realizaron obras para el sector Seguridad en todo el territorio neuquino, con una inversión de casi 123 millones de pesos. Entre ellas se destacan el edificio inaugurado hoy, la nueva unidad policial en Rincón de los Sauces, el destacamento Curruhué en Junín de los Andes, con tipología de Corfone, 12 viviendas policiales y un Salón de Usos Múltiples en Añelo; la sala de monitoreo y el comando radioeléctrico de Zapala, que se encuentra en ejecución.

Además, hace pocos días el Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo cedió en comodato por 20 años un terreno a la policía en el barrio Z1 para que se construya un destacamento en un sitio estratégico del sector oeste de la ciudad de Neuquén, que registra un gran crecimiento demográfico.

La ministra Merlo sostuvo que el nuevo edificio de la Comisaría Séptima “fue pensado con perspectiva de género y de discapacidad”. En ese sentido, explicó que eso se traduce “en los espacios específicos construidos para la atención de situaciones de violencia de género y en los criterios de accesibilidad con los que fue pensado el edificio”.

El comisario general Peralta, en tanto, dijo que la nueva comisaría permitirá la realización de los trámites de antecedentes provincial y nacional, respondiendo a una demanda de la ciudadanía de Plottier; y adelantó que en breve se podrá realizar también la verificación técnica de vehículos.

El nuevo edificio

La construcción de la nueva comisaría se llevó adelante en el mismo predio donde funcionaba la anterior. Para un correcto funcionamiento del nuevo espacio se demolió parte del antiguo edificio, el playón, museo, sala de telefonía, tanque de agua y se modificaron los tensores de la antena existente.

La localización del edificio dentro del predio debió adecuarse a las construcciones existentes, viviendas de policías, planta de gas, comisaría. El nuevo proyecto también se organizó teniendo en cuenta sus áreas funcionales.

El edificio se divide en cuatro sectores: atención al público (hall, acceso-recepción-baños-baños discapacitados) administrativo, dividido en dos subsectores: oficinas cuya circulación conecta todo el edificio con el garaje; y la sala de reuniones con el apoyo de vestuarios del personal, sala de rack, sala de máquinas y la cuadra; el sector de depósito y archivo y por el sector de contraventores, de acceso más restringido conformado por un hall de acceso, recepción de guardia, enfermería, requisa y celdas.

Los espacios verdes enmarcan el acceso principal, aportando una mejor imagen y al mismo tiempo separando al edificio de la línea municipal. Las viviendas son rodeadas por un muro de tres metros de altur, para preservar su privacidad y permanecer aisladas de las comisarias.