El gobernador abogó por el crecimiento de la inversión y el incremento de la eficiencia y la competitividad en el sector hidrocarburífero.

El gobernador Omar Gutiérrez ratificó la necesidad de incrementar el ritmo de inversiones y actividad en Vaca Muerta. “Estamos produciendo cerca de 160.000 barriles diarios de petróleo, pero todavía por debajo de las previsiones de 230.000 barriles que teníamos proyectados para fin de año. De todas maneras, nos acercamos a los niveles pre pandemia, cuando se llegaron a producir 170.000 barriles por día”, explicó.

El mandatario participó esta mañana por teleconferencia de la 2ª edición del Forbes Energy Oil & Gas  Summit, donde fue entrevistado por el director general de Forbes Argentina, Alex Milberg.

En este sentido, Gutiérrez dijo que disminuir la presión impositiva sobre la exportación de petróleo y la implementación del Plan Gas 4 “son decisiones muy importantes del gobierno nacional que nos permiten transitar la huella del crecimiento en Vaca Muerta” y consideró que para consolidar ese camino “hay que profundizar los acuerdos entre los gobiernos nacional, provincial y municipales”.

Agregó que “los incentivos a la producción de gas son una política pública que se han aplicado durante los últimos tres gobiernos nacionales y los resultados fueron positivos” y destacó: “no hay que considerarlo como un gasto, sino como una inversión, que además permite el crecimiento de toda la cadena de valor del sector, sobre todo de las pymes, verdaderas generadoras de puestos de trabajo”.

“Vaca Muerta es una de las principales turbinas económicas y junto con el sector agropecuario y el turismo permitirá resolver los traspiés económicos del país, porque generan divisas. Es vital conseguir la generación de energía que evite la importación y la consecuente sangría de reservas del Banco Central”, aseguró.

El gobernador recordó que “hoy el 50 por ciento de los hogares argentinos no tiene gas natural, tenemos que crecer para abastecerlos, pero también pensar en el mercado regional, es decir llegar a países como Brasil, Uruguay y Chile, como lo estamos haciendo, y luego pensar en el mercado internacional, para lo que sería importante contar con una planta de licuefacción”.