El ministro de Economía analizó el nuevo proyecto enviado a la Legislatura para su análisis y aprobación, al que se le realizaron modificaciones debido al impacto del nuevo tipo de cambio en las regalías y en los recursos y gastos en general.

El ministro de Economía y Obras Públicas de la provincia, Omar Gutiérrez, destacó que el proyecto de presupuesto enviado ayer a la Legislatura para su análisis y aprobación prevé un déficit porcentual menor al de 2013 y que, a la vez, se prevé un mayor crecimiento de recursos.

“El total de gastos de este presupuesto va a ascender a 19.600 millones de pesos y el total de recursos a 18.800 millones de pesos, con lo cual el déficit del presente año es de 800 millones de pesos. En el año 2013, si bien el déficit era una cifra similar representaba el 6,6 por ciento del total de gastos, y este año va a representar el 4,1 por ciento”, explicó.

En declaraciones efectuadas a una radio local, aclaró que el proyecto elevado a los diputados “no se trata de presentaciones de planillas correctivas o complementarias, sino de la formulación en su totalidad de la nueva ley de presupuesto para el presente año” respecto del que se presentó en el plazo legal, en octubre pasado.

Esto se debió, entre otros motivos, “a la fuerte devaluación del 17 de enero, con lo que estamos en un tipo de cambio en los primeros meses del año que se circunscribe a 7.80, 7.90 u 8 pesos”, dijo, y su impacto en los recursos de la provincia, que tiene como base el cálculo dólar en las regalías. Además también se tuvieron en cuenta el crecimiento de los recursos propios, la cuestión inflacionaria “que impacta en precios y en gastos” y los aumentos salariales que se dieron en diciembre y enero que no estaban previstos en el proyecto de presupuesto del mes de octubre.

“Transcurridos dos meses, enero y febrero, uno ya tiene hechos consumados, como la ejecución de los recursos y gastos de esos meses y una visión más acertada de lo que puede estar pasando entre marzo y diciembre, con lo cual el gobernador Sapag consideró oportuno actualizar, reformular y presentar la ley de presupuestos para que los diputados puedan tener información más actualizada”, indicó Gutiérrez.

Destacó que se comenzó a observar un cambio en la tendencia de la producción hidrocarburífera, que empieza a crecer estimativamente entre un 4 y un 6 por ciento, por lo que la proyección es optimista. “Esto impacta favorablemente en el sector privado, en el desarrollo de empleo, pero también de las arcas provinciales a partir de la percepción de regalías; más todavía tomando en cuenta el tipo de cambio después de la devaluación”, dijo.

Y ponderó el saldo positivo que arroja la diferencia entre recursos corrientes y gastos corrientes, que se calcula en 1.250 millones de pesos. “Es un resultado varias veces superior al de 2013, e implica la fortaleza y la recuperación de la solvencia fiscal de la provincia de Neuquén”, señaló.

En cuanto al mencionado déficit de 800 millones, aclaró que se cubre “con técnicas remanentes, es decir, un programa de endeudamiento que va a estar centralizado este año en llevar adelante la refinanciación de las deudas contraídas los últimos años”.

“Tanto el año pasado como el anterior hemos tomado deuda para afrontar la situación deficitaria fiscal que tenía la estructura de la provincia. Esas deudas van caducando, van venciendo, tenemos un vencimiento ahora, por ejemplo, el 23 de mayo; otro programa también que vence el 26 de mayo, y el programa de endeudamiento del presente año se estará refinanciando y cancelando dichas deudas”, explicó.