Funcionará en la órbita del ministerio de Ciudadanía. Deberá monitorear el grado de cumplimiento por parte del Estado de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

El gobierno neuquino creó el Observatorio de Derechos Humanos, que funcionará bajo la órbita del ministerio de Ciudadanía y tendrá como objetivo el monitoreo de los indicadores de progreso del grado de cumplimiento por parte del Estado provincial de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de los ciudadanos.

El nuevo organismo -creado a través de un decreto del gobernador Omar Gutiérrez- deberá avanzar en la comprensión, el consenso social y la participación de la ciudadanía; y en la construcción de un panel destinado al monitoreo y evaluación de indicadores de progreso en materia de desarrollo y vigencia de los derechos civiles y políticos reconocidos en la Convención Americana de Derechos Humanos, como así también los derechos económicos, sociales y culturales (DESCs).

La perspectiva de creación del Observatorio incorpora el enfoque basado en derechos humanos; esto es las obligaciones estatales de respetar, proteger y cumplir los derechos humanos. Respetar significa no interferir en el goce efectivo de los derechos de los ciudadanos; proteger entendido como la exigencia de proveer y mantener las condiciones necesarias para que, dentro de una situación de justicia, paz y libertad, las personas puedan gozar realmente de todos sus derechos, promoviendo medidas preventivas y correctivas; y cumplir como hacer efectivos los derechos, adoptando las medidas oportunas y otras de carácter progresivo.

El Observatorio tendrá diversas funciones: contribuir a poner en marcha un cauce de participación ciudadana orientado a la planificación participativa, realizar diagnósticos participativos de los principales indicadores de progreso contemplados por la normativa internacional, elaborar documentos periódicos de diagnóstico estratégico, coordinar con representantes de diferentes áreas de los poderes Ejecutivo y Judicial sobre los criterios de selección de datos que sirvan de insumo para el cumplimiento de las misiones y funciones del organismo, instalar un sistema de monitoreo y evaluación permanente de los indicadores, identificar temas y problemas relevantes para la agenda pública y proponer actividades de capacitación destinadas a funcionarios/as que, en razón del ejercicio de sus cargos, tengan un rol preponderante en el desarrollo progresivo de las DESCs.

Entre sus atribuciones, el Observatorio podrá celebrar convenios de cooperación con otros organismos del Estado en sus diferentes niveles, organismos privados y de la sociedad civil; articular acciones con otros observatorios similares; brindar capacitación y asesoramiento; proponer actividades de difusión; identificar tendencias a través de la construcción de indicadores; analizar las normas jurídicas, los presupuestos y, particularmente, las tendencias de las asignaciones presupuestarias.

En el decreto de creación del Observatorio se específica también que todas las áreas y organismos dependientes del Poder Ejecutivo deberán remitir la información que se les solicite.

El ministerio de Ciudadanía, en coordinación con la subsecretaría de Derechos Humanos, determinará la integración del Observatorio, previendo áreas destinadas a la participación ciudadana, el diseño de políticas públicas, la promoción de buenas prácticas en derechos humanos y el análisis estadístico de datos.

El Observatorio deberá convocar, como mínimo, a una reunión anual a representantes de asociaciones y organizaciones de la sociedad civil que tengan como objeto vincularse con el desarrollo progresivo de los DESCs. De esa reunión deberán participar dos representantes por cada zona de la provincia: Norte, Centro, Sur y Confluencia.