El certamen se realizó el pasado 26 de octubre y concursaron elaboradores artesanales y bodegas de Chubut, La Pampa, Río Negro y Neuquén.

El gobernador Omar Gutiérrez asistió hoy a la entrega de los premios y menciones especiales de la cuarta edición del concurso de Vinos de la Patagonia Edición 2018, en el marco del ciclo Experiencias de Sabores dedicada esta vez a los vinos artesanales. El certamen se realizó el pasado 26 de octubre y concursaron elaboradores artesanales y bodegas de Chubut, La Pampa, Río Negro y Neuquén.

Durante la ceremonia, que se desarrolló esta mañana en instalaciones del Centro PyME-Adeneu de esta capital, el gobernador entregó los diplomas por menciones especiales y las medallas de bronce, plateadas y doradas correspondientes a los tres tipos de ganadores. Asistieron, además, el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi; el gerente general del Centro PyME-Adeneu, Julián Cervera; la coordinadora del Programa Vitivinícola de ese organismo, Silvia Gandolfi; representantes y emprendedores de los establecimientos participantes.

El certamen se realizó el pasado 26 de octubre y concursaron elaboradores artesanales y bodegas de Chubut, La Pampa, Río Negro y Neuquén.

López Raggi destacó que “lo satisfactorio del evento es resaltar la calidad del trabajo que se viene realizando desde hace varios años y que acompañamos desde el Centro PyME-Adeneu, tanto desde el aspecto productivo, enológico y hasta la esfera comercial. Este respaldo iba dirigido en sus inicios a pequeños productores, que luego se convirtieron en elaboradores de vino artesanal y que hoy cuentan con pequeñas bodegas”.

El ministro consideró que “estos concursos sirven para evaluar cómo se viene haciendo el trabajo” y añadió que “de este modo se pudo comprobar que hay una altísima calidad de los vinos en general en toda la Patagonia y, en particular, en los de Neuquén”. Detalló que “en el concurso participaron tanto bodegas artesanales como establecimientos grandes ya consolidados de las provincias de Chubut, La Pampa, Río Negro y Neuquén. Lo bueno de todo ello es que en las muestras no hubo mala calidad. Muy por el contrario, se ubicaron -en su totalidad- por encima de los parámetros mínimos”.

Sostuvo que lo importante de estos concursos “es mostrar de una manera concreta los avances, tanto en términos de cantidad de producción como en calidad de elaboración de los vinos”. Subrayó que “esta realidad se evidencia cada vez que –desde el gobierno– acompañamos a los elaboradores en la comercialización de sus productos; con consumidores que cada año se incrementan considerablemente y hacen que se sostenga e incremente dicha calidad”.

Se realizó la entrega de los premios y menciones especiales de la cuarta edición del concurso de Vinos de la Patagonia Edición 2018, en el marco del ciclo Experiencias de Sabores dedicada esta vez a los vinos artesanales.

Por último, el ministro manifestó que “esta cuarta edición del concurso de Vinos de la Patagonia también sirvió –como todo evento de este tipo– para promocionar los vinos locales, aspecto que desde la cartera y desde el Centro PyME alentamos de forma permanente. Prueba de ello, es que tomamos la decisión de acompañar a un grupo de productores que presentó una marca nueva que se denomina Notas de Vino, tarea que iniciaron hace ya algunos años y que hoy ya está dando sus frutos con excelentes resultados”.

El concurso fue organizado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Centro PyME-Adeneu, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Centro de Desarrollo Vitícola Patagonia Norte (CDV), el Centro de Formación Profesional Agropecuario N°2 (CFPA N°2) y el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Alrededor de 20 jurados realizaron la cata, como enólogos de las bodegas más importantes de la región. Como particularidad, este año se abrió la convocatoria a las bodegas, ya que hasta el momento del concurso solo podían participar elaboradores caseros y artesanales. La Patagonia cuenta con unas 48 bodegas, la mayoría se encuentra en Río Negro, seguido por Neuquén, Chubut y La Pampa. El objetivo del certamen fue continuar con el posicionamiento de vinos producidos en la región, como así también crear un espacio que propicie el intercambio de opiniones y el encuentro entre los actores vinculados al vino.

El concurso fue organizado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Centro PyME-Adeneu, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Centro de Desarrollo Vitícola Patagonia Norte (CDV), el Centro de Formación Profesional Agropecuario N°2 (CFPA N°2) y el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).