Son protocolos para ayudar al profesional sanitario y al paciente a tomar decisiones adecuadas. Ya fueron digitalizadas y publicadas en la web del ministerio de Salud.

El ministerio de Salud informó que se aprobaron en agosto de 2017 las Guías de Atención Integral de Salud de personas Trans y de Atención Integral de Salud de personas LGTBI (Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero e Intersexuales, que están consideradas en la Resolución ministerial N° 1432 y que ya se encuentran digitalizadas y publicadas en la web de la cartera sanitaria neuquina.

A través de la dirección provincial de Salud, a cargo de Andrea Peve, se resaltó que las guías fueron aprobadas porque tanto el Poder Ejecutivo Provincial como la cartera sanitaria tienen el deber de asegurar la atención integral de salud de las personas conforme a su identidad de género autopercibida, contemplada en el marco de la Ley Nacional N° 26.743 de Identidad de Género de la Argentina.

Ante este panorama, se consideró necesario elaborar guías de atención de salud integral orientadoras sobre las necesidades de las personas, garantizando la plena aplicación de la ley nacional. Para poder llevar adelante estos protocolos el ministerio de Salud dispondrá de recursos profesionales, financieros y administrativos para el cumplimiento efectivo a lo estipulado en el artículo 11 de la Ley Nacional N°26.743 Derecho al Libre Desarrollo Personal.

En relación con la instancia en la que se encuentran las guías, Cecilia Maisler, jefa del departamento de Salud Sexual y Reproductiva, explicó que “es un proceso, las guías pasaron por una etapa de corrección y diseño”, y agregó que “ya se encuentran digitalizadas disponibles en la página web de Salud y el programa de Salud Sexual y Reproductiva para ser descargadas”. La instancia final es hacer próximamente las impresiones correspondientes para distribuirlas en todas las zonas sanitarias, centros de salud, hospitales y organizaciones no gubernamentales (ONG).

Las guías están destinadas a todo el personal del sistema público de Salud de la provincia. Una vez impresas serán distribuidas en los centros de salud con el fin de que sean material de consulta, y para que se tenga una aproximación básica sobre el abordaje de diversidad sexual y corporal, y de esa manera poder dar repuestas.

Un poco de historia

El 9 de mayo de 2012 se aprobó la Ley de Identidad de Género N° 26.743, que permite el cambio registral de sexo en el documento y en el acta de nacimiento a las personas que no se sientan identificadas con el género que les fue asignado al nacer. El Estado reconoce a las personas trans como sujetos de derecho sin judicializarlas ni patologizarlas.

De esta forma se proponen lineamientos destinados a los equipos de salud, tendiendo a favorecer el acceso de todas las personas trans a una atención integral e integrada, y a un trato digno en el sistema de Salud, en consonancia con la normativa vigente.

A comienzos de 2016, desde el departamento de Salud Sexual y Reproductiva de la subsecretaría de Salud se creó un área de Diversidad Sexual, coordinado por Fabiana Garavaglia, convocando desde el departamento a distintos actores de los equipos de salud y de organizaciones LGTTBI locales que estuvieran trabajando en la temática, con el objetivo de realizar un diagnóstico de situación en lo que respecta a la realidad local provincial en términos de oferta en la atención a personas trans, necesidades y barreras que actualmente persisten para esta población a pesar de la normativa vigente.

Garavaglia explicó que “para nosotros es sumamente importante porque estuvimos trabajando por un año en estos protocolos con agentes del departamento de Salud Sexual y Reproductiva, del hospital Castro Rendón, de la dirección de Diversidad del ministerio de Ciudadanía y de las organizaciones  LGTTBI, la Mesa por la Igualdad, Conciencia VIHDA, Asociación Travestis, Transexuales Transgénero Argentina (Attta) y Vida Escondidas”.

“Son guías locales que van en consonancia con las de nación, que son sumamente importantes para el abordaje de la diversidad sexual y corporal, sobre todo en el primer nivel de salud”, detalló la referente.

Asimismo, manifestó que “todo este trabajo fue ir más allá de lo académico y lo técnico; se escucharon otras voces. Lo importante es escuchar a aquellas personas con orientaciones sexuales o identidades de género sin normativa”. Este espacio se entendió como un lugar de debate y generación de propuestas para la implementación de futuras políticas públicas para la población trans.

Guías de Atención Integral de Salud de personas Trans y personas LGTBI

Las guías están divididas en capítulos alineados con el modelo despatologizador propuesto por la Guía Nacional, partiendo de la base de que los efectores de salud desarrollen una mirada y una práctica que supere la mirada heteronormativa que históricamente ha impuesto barreras a esta población para poder brindar una atención integral integrada y de calidad.

El desafío es abandonar el paradigma basado en la idea de que hay identidades de género “anormales” o “patológicas”, para avanzar hacia un nuevo modelo de atención centrado en la perspectiva de derechos y en las necesidades singulares de cada persona.

Dentro de los temas abordados en la Guía de Atención Integral de Salud de personas Trans, podemos mencionar derechos de identidad de género; atención integral; abordaje de los equipos; procesos de modificación corporal; tratamientos; hominización; y cirugías.

Por su parte, en la guía de Atención Integral de Salud de personas LGTBI (Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero e Intersexuales), se desarrollan las nociones de sexualidad, sexo, género, orientación sexual, prácticas sexuales y diversidad sexual, marco jurídico, derechos reproductivos; control de salud y atención ginecológica de mujeres lesbianas y bisexuales, atención de varones gays y bisexuales, y de personas trans, y las familias.