Anoche el público colmó las instalaciones del Cine Teatro Español para ovacionar de pie, una de las obras más importantes de la música argentina del siglo XX.

La Operita María de Buenos Aires fue aclamada anoche en el Cine Teatro Español de la capital neuquina por más de 700 personas que aplaudieron de pie el espectáculo creado por Astor Piazzolla y Horacio Ferrer. La obra incluyó la interpretación de bailarines y actores neuquinos y estuvo bajo la dirección artística de Carlos Palacios.

La organización del evento estuvo a cargo de la Subsecretaría de Cultura, Juventud y Deporte de la provincia de Neuquén, dependiente del ministerio de Gobierno, Educación y Justicia y acompañaron la presentación desde la primera fila la ministra de Gobierno, Educación y Justicia, Zulma Reina y la subsecretaria de Cultura, Juventud y Deporte, Virginia Méndez Boaglio.

Reina felicitó a los artistas por su trabajo y por la excelente puesta en escena. “Esto nos da la pauta de que el trabajo conjunto nos permite tener en nuestra ciudad espectáculos de primer nivel y les da la oportunidad a nuestros artistas regionales de lucir su arte junto a elencos nacionales.”

Por su parte, Palacios manifestó: «es un inmenso placer poder presentar esta obra maravillosa en la ciudad de Neuquén. Agradezco a la ministra Zulma Reina por darnos la posibilidad de mostrar nuestro trabajo y también a la Dirección Nacional de Artes por llevar adelante el Plan Federal de Opera y Danza, que nos permite encarar esta nueva apuesta de integrar en un elenco a figuras destacadas nacionales y artistas destacados regionales”.

En esta oportunidad la consagrada “operita” tuvo como protagonistas a Guillermo Fernández en el rol del cantor, Alicia Vignola interpretó a María y Oscar Zamora encarnó el papel de El Duende. Completaron el elenco de los bailarines y actores Laura Sidera, Mauricio Monzón, Víctor Martín González, Florencia Ruffatto, César Altomaro y Fiorella Da Roda de la provincia de Neuquén. Desde Córdoba dijeron presente Rosalía Álvarez y Nicolás Tobares y Exequiel Relmuan, Ignacio Aranda, Tamara Berman, Guillermina Bamonda Storani y Manuel Núñez desde Río Negro.

La dirección musical estuvo a cargo del prestigioso maestro Cristian Zárate y la régie y la escenografía pertenecen a Carlos Palacios. El diseño de iluminación fue responsabilidad de Eduardo Sívori mientras que el vestuario y asistencia de dirección fue de María Laura Pérez Veronesi.