Agentes del Ente Provincial de Agua y Saneamiento repararon el colapso que se produjo en la colectora que circula por calle Lanín a la altura de Anaya e Ignacio Rivas de la ciudad de Neuquén.

Ayer a partir de las 16 comenzó a funcionar de manera normal el servicio de la colectora dependiente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) que funciona en el barrio La Sirena de la ciudad de Neuquén. La reparación del caño afectado a cinco metros de profundidad requirió el trabajo de agentes del organismo provincial y de una empresa especializada en ese tipo de tareas.

El desborde cloacal se produjo el lunes pasado como consecuencia de un colapso en la colectora que circula por calle Lanín a la altura de Anaya e Ignacio Rivas. El subsecretario de Planificación y Servicios Públicos, Alejandro Nicola, manifestó que “su reparación fue compleja porque el caño afectado se encontraba a más de cinco metros de profundidad”.

En tanto que el titular del EPAS, Mauro Millán, indicó que “hubo que trabajar con equipos de apuntalamiento y depresión de napas para lo que se contrató a una empresa especializada en este tipo de tareas”.

Producto del desborde, cuatro viviendas se vieron afectadas “pero rápidamente fueron asistidas mediante con camiones de bombeo para las tareas de desagote y se compensará a las familias por los daños causados”, aseguró Millán.

El titular del EPAS informó que “es la primera vez que ocurre algo así debido a que las casas se encuentran construidas por debajo del nivel del rasante de la calle”. En este momento la colectora funciona normalmente por lo que “bajaron los niveles y en el transcurso de la semana serán asistidas las familias perjudicadas por vestigios de material”.