En plena pandemia, se invirtió en infraestructura y tecnología. Se continuó trabajando y eso dio buenos resultados: las ventas de producción crecieron exponencialmente totalizando en 2020 60.000 plantas.

El Gobierno de la Provincia -a través de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente- trabaja de manera continua en el fortalecimiento de los viveros provinciales. En los últimos 12 meses se ha incorporado infraestructura y tecnología con el objetivo de robustecer tanto los equipos técnicos como los de producción.

Estas incorporaciones han permitido aumentar la producción con materiales de calidad, destinadas a la protección para ambientes rurales, incorporación de un mayor número de especies nativas y un fuerte trabajo de concientización sobre la importancia de utilizar especies nativas y exóticas adaptadas no invasoras para el arbolado urbano.

A la fecha, de los 8 viveros provinciales que hay en Neuquén, 5 se encuentran en la Zona Norte: Chos Malal, Manzano Amargo, Huinganco, Taquimilán y Trailathué. En tanto, en la Zona Centro está el vivero provincial de Mariano Moreno y en la Zona Sur, los viveros Luis Alberto Puel en el paraje La Angostura de Icalma en Villa Pehuenia y Lote 69 en San Martín de los Andes.

En todos ellos trabajan diariamente 200 personas que se organizaron durante la pandemia para continuar realizando las labores cotidianas.

La venta de producción a pequeños y grandes clientes, tanto de la Provincia como de Río Negro, Mendoza y Chubut, ha crecido exponencialmente. El año pasado la comercialización anual en los 8 viveros fue de más de 60.000 plantas.

El objetivo para este año es crecer un 30%, para lo cual se necesita inversión para nueva raíz productiva, sumar especies que el mercado demanda y seguir incorporando tecnología para poder desarrollarse y crecer.

Los recursos que se generan con las ventas sirven para solventar los insumos y herramientas necesarias para seguir trabajando.

Así, se han adquirido e incorporado desde palas, machetes, tijeras podadoras y bomba para extracción de agua hasta tanque para reservorio y riego o chipiadora. Además, se han realizado reparaciones en vehículos asignados a los viveros.