El municipio y el gobierno provincial consolidan con inversiones un proyecto para aumentar la capacidad y calidad de producción, agregando valor a este recurso natural de la zona y generando empleo.

El secretario del Interior y Gobiernos Locales, Osvaldo Llancafilo, junto al intendente de Taquimilán, Santiago Arias, concretaron gestiones para fortalecer el proyecto de producción de piedras de afilar, un producto característico de la zona que representa la historia minera de sus pobladores.

Llancafilo detalló: “Junto a Santiago avanzamos en la compra de dos nuevas máquinas de corte e insumos para el packaging, lo que permitirá aumentar la producción y llegar a un producto de mayor calidad. La piedra de afilar de Taquimilán ya es una marca registrada y tiene una importante demanda que ahora podrá abastecerse”.

“Además avanzaremos con el cerramiento del tinglado para mejorar las condiciones de trabajo y seguridad de las y los trabajadores. Otro punto a destacar del proyecto municipal es que creará oportunidades laborales con equidad de género, la planta de personal estará integrada por mujeres y hombres en la misma proporción”, agregó Llancafilo.

El proyecto fue presentado a través del Ministerio de Energía y Recursos Naturales de la provincia ante Nación dónde se obtuvo un aporte de 650 mil pesos a través del Plan Social Minero. A través de la Secretaría del Interior y Gobiernos Locales se dispuso un aporte de $450.000 totalizando una inversión de $1.100.000.

La Secretaría del Interior y Gobiernos Locales evalúa los proyectos locales presentados por municipios y comisiones de fomento en el marco del programa de asistencia financiera que define el gobernador Omar Gutiérrez y que tiene como principal objetivo dinamizar las economías regionales ya que todo el proceso de los proyectos considera el compre local de materiales, insumos, herramientas y mano de obra local.

Por su parte, el intendente Arias indicó: “La cantera de donde se extrae la piedra queda muy cerca de nuestro pueblo, lo que nos facilita el aprovechamiento del recurso, agregamos valor y al mismo tiempo beneficiamos a jóvenes de nuestra localidad con oportunidades laborales”.

“Va a ser un producto más terminado, elaborado con mejor presentación y en mayor volumen. La demanda que recibimos es mucha, por eso la idea es abrirnos al mercado, primero para comercializarlo en la zona del norte y después en la provincia y el país”, manifestó Arias.

En la producción de piedras de afilar se desarrollan diferentes modelos y tamaños para su comercialización y requiere condiciones de seguridad que son resueltas a partir del cerramiento de la zona de trabajo e instalaciones para la conducción de descartes como el polvo y el agua con sólidos en suspensión hacia una pileta contenedora para la protección de los trabajadores.