Insumirán una inversión de más de cien millones de pesos. Se construirán 174 viviendas y 174 unidades de equipamiento productivo, además de 227 mejoramientos habitacionales. Será a través de la Unidad Ejecutora provincial de obras para Pueblos Originarios y Rurales que depende del ministerio de Economía y Obras Públicas.

A través de la Unidad Ejecutora de obras para Pueblos Originarios y Rurales, el gobierno provincial firmó tres nuevos convenios con la secretaría de Vivienda y Urbanismo de la Nación para construir 174 viviendas, 174 unidades de equipamiento productivo y 227 mejoramientos habitacionales en zonas rurales y de difícil acceso de la provincia.

Esto insumirá una inversión de más de 100 millones de pesos, distribuidos a razón de 60.479.700 pesos para viviendas, 30 millones de pesos para mejoramientos habitacionales y 10 millones de pesos para las unidades de equipamiento productivo, que son refugios especialmente adaptados a las condiciones climáticas y geográficas para que los crianceros y fiscaleros puedan guardar sus animales.

En cuanto a las viviendas, son unidades de 1, 2 o 3 dormitorios que cuentan con cocina, comedor, baño, un pequeño invernadero y su correspondiente estufa rusa instalada en el corazón de la edificación. Este tipo de equipo a leña se fabrica con ladrillo refractario y su tubo de escape tiene forma de serpentina, por lo que permite calefaccionar con un máximo de rendimiento.

Todas ellas se ejecutan mediante la modalidad de “obra por administración”, en la que el ministerio adquiere los materiales y aporta la logística mientras que la mano de obra está a cargo de los habitantes locales -que serán los usuarios posteriormente. Para ellos se realizan capacitaciones y se organizan grupos de trabajo en cuadrillas, ya que en general no se trata de zonas a las que se pueda acceder en camiones de gran porte.

La coordinadora general de la Unidad Ejecutora, María Cristina Buffolo, explicó que de esta manera se ahorran costos, “ya que las Asociaciones de Fomento Rural o las comunidades originarias en muchos casos son exentos de impuestos que encarecerían los -de por sí- elevados costos de construcción en esas zonas”.

La logística de traslado y distribución de los materiales es financiada por la provincia, a través de las sedes que la Unidad Ejecutora posee Zapala, Loncopué, Aluminé y próximamente en el departamento Huiliches, que sirven además de depósito.

“Con estas sedes cubrimos las necesidades de toda la extensión que va desde Varvarco hasta Junín de los Andes”, aseguró el director general técnico del organismo, Mario Alberto Vilo.

Prioridades y repago

Las prioridades en cuanto a las obras necesarias se establecen mediante el contacto directo con las AFR o comunidades, que acercan personalmente o a través de intendentes y presidentes de comisiones de Fomento el detalle de sus necesidades.

Una comisión especial de la Unidad Ejecutora, en conjunto con asistentes sociales, realizan después los relevamientos pertinentes y determinan las obras más urgentes. En cuanto al reintegro de los fondos, será atento a la capacidad contributiva de cada beneficiario y a través del Banco Provincia del Neuquén.

Hasta el momento esta Unidad Ejecutora –que dependió de las áreas de Vivienda y actualmente está bajo la órbita directa del ministro de Economía y Obras Públicas, Omar Gutiérrez- tiene bajo su cargo 876 obras en toda la provincia, entre viviendas, mejoramientos y unidades de equipamiento productivo.

A esto se le suman la ejecución del centro sanitario intercultural, el salón de Usos Múltiples de Ruca Choroi, reparaciones en la escuela primaria Nº 65 de Quillén y la ampliación de la Posta Sanitaria de Quilca, entre otras que se financian mediante los Títulos de Cancelación de Deuda y Financiamiento de Obras (Ticafo) y de las utilidades del Instituto Provincial de Juegos de Azar (IJAN).
16-10 Viviendas rurales (2)

16-10 Viviendas rurales (3)