Lo suscribieron el subsecretario de Gobierno y Justicia, Juan Pablo Prezzoli, y la Defensora del Pueblo de Zapala, María Belén Aragón. Permitirá facilitar la resolución de conflictos en esa ciudad y localidades de la región Centro.

El gobierno provincial y la Defensoría del Pueblo de Zapala rubricaron un convenio marco de cooperación y trabajo en conjunto, que permitirá agilizar la aplicación del programa provincial de Mediación Comunitaria.

El subsecretario de Gobierno y Justicia, Juan Pablo Prezzoli, y la Defensora del Pueblo de Zapala, María Belén Aragón, firmaron el acuerdo para facilitar la resolución de conflictos en esa ciudad y localidades de la región Centro.

Se pretende “desarrollar capacidad de respuesta a las demandas de los actores sociales”, según dice el acta que firmaron Prezzoli y Aragón, que en definitiva establece la incorporación formal de Zapala al programa.

Básicamente, se facilita el acceso a las herramientas de mediación, para que los vecinos de Zapala y de las localidades de la región Centro puedan resolver sus conflictos a través del diálogo, de manera pacífica, y sin necesidad de movilizarse hasta Neuquén capital.

Se trata de “acercar el gobierno a la gente; de vincular y fortalecer esos lazos que se van construyendo y que son los que permiten que las políticas públicas lleguen a cada uno”, dijo Prezzoli. Agregó que el programa busca que “las controversias se resuelvan armónicamente y a través del diálogo, para consolidar la paz entre vecinos” que pueden llegar a tener diferencias por ruidos molestos, animales sueltos y demás.

“Se apunta a que ambas partes puedan construir en base al diálogo y con la participación de un tercero; y una vez que acuerdan son los principales defensores de esa decisión porque lo han construido en conjunto”, dijo el subsecretario.

Por último expresó: “Aquí, en Zapala, es estratégico porque puede alcanzar a otras localidades. La idea es que se fortalezcan los recursos humanos propios, para que sean gestores en esto de buscar los puntos de coincidencia”.

Por su parte, María Belén Aragón consideró al encuentro como “el comienzo de un gran trabajo en equipo; un puntapié inicial para organizarnos, ya que son todas herramientas que sirven de manera sustancial”, y destacó la posibilidad de que los vecinos cuenten con ellas sin necesidad de movilizarse hasta la ciudad capital.

La Defensora del Pueblo contó que los conflictos varían según la localidad, con la particularidad de que en Zapala también lo hacen “de acuerdo a los meses del año”.

“Los problemas con los que nos encontramos en diciembre no son los mismos que ahora; en diciembre eran los ruidos molestos, en enero los perros sueltos, en febrero otra vez los ruidos, y hoy es un conjunto de cosas, pero con mucha conflictividad y falta de diálogo entre los vecinos, sea por la medianera, los perros que ladran u otros conflictos comunes”, acotó.

Hizo ver, además, que en las localidades y parajes los conflictos suelen originarse por el uso del agua. “Hay quienes se quejan de que no tienen para el consumo personal, mientras ciertos vecinos usan el agua para regar, lavar el auto o llenar la pileta”, concluyó.

Estuvieron en el encuentro del viernes, los diputados provinciales Carlos Koopmann y Ramón Soto; el director provincial de Vinculación Comunitaria, Pablo Prost; el director general de Resolución Alternativa de Conflictos, Nicolás Bavio; el presidente de la comisión de fomento de Quili Malal, Claudio Sáez; el presidente de la comisión de fomento de Los Catutos, Sergio Quinchao; el delegado de la subsecretaría de Trabajo, Nicolás Sepúlveda; los concejales de Zapala Marisa Muñoz, Paola Luna y Jorge Crivani; el concejal de Mariano Moreno Luis Cabas; representantes de localidades y de instituciones de bien público.