Firman acuerdo con Nación para capacitar personal en minería

agosto 5, 2009

Fue este miércoles en el espacio Duam, luego del acto en donde se abrieron los sobres con las propuestas para la construcción del proyecto geotérmico Copahue. El gobernador firmó junto a representantes nacionales un acuerdo para la ejecución del programa de Capacitación de Personal Ambiental. Discurso del gobernador

.

web-mineria_8322_0.jpg

Luego de la apertura de sobres con las propuestas de manifestación de interés a la convocatoria pública de inversores lanzada por la Agencia para la Promoción y Desarrollo de Inversiones del Neuquén (ADI), para la implementación del proyecto geotérmico Copahue, el gobierno provincial firmó junto a representantes nacionales un acuerdo para la ejecución del programa de capacitación de personal ambiental.

El acuerdo fue firmado por el gobernador Jorge Sapag y por el secretario de Minería de Nación, Jorge Mayoral. El objetivo del convenio es aplicar en la provincia el programa de gestión ambiental minera (Geamin). Este programa es financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que tiene por objeto contribuir al desarrollo sustentable de la minería nacional, fortalecer la gestión ambiental minera en las provincias, recuperar áreas mineras degradadas por antiguas actividades industriales y apoyar el desarrollo de los pequeños y medianos productores mineros y ladrilleros.

Dentro de los componentes que contempla el Geamin, se encuentra el fortalecimiento de la gestión ambiental minera descentralizada, por lo que se desarrolla como actividad para todas las provincias la capacitación del personal de las unidades de gestión ambiental.

Durante el acto se proyectó un video en el que se destacó el crecimiento de la actividad minera en el país, y se resaltó la importancia de trabajar con personal capacitado en el área.

En su discurso, Jorge Sapag señaló la necesidad de “defender a ultranza los controles que tienen que ver con el medio ambiente” y ponderó la capacitación. “Es fundamental mirar hacia el pasado y actuar en la remediación de aquello que se ha hecho mal, tener bien el catálogo de todos los ambientes que hay que reparar y reparar el pasivo ambiental que ha quedado”, aseguró.

Remarcó la importancia de tener “reglas de juego claras, que están en la legislación nacional, la provincial, en la intervención de los municipios y las autoridades de contralor; para que en el presente el medio ambiente sea respetado. Porque ese es nuestro destino: dejarle a las generaciones venideras un planeta tierra mejor y más habitable que el que hemos recibido”.

El gobernador marcó la necesidad de conciliar el medio ambiente con las actividades productivas, recordando que una provincia como Neuquén, que fundamentalmente depende de recursos naturales (gas, petróleo, minería, energía geotérmica, agua) tiene que velar por su medio ambiente y al mismo tiempo no resignar absolutamente ningún control acerca de las exigencias ambientales. Y agregó que “tampoco tiene que resignar su historia minera y tampoco tiene que resignar la posibilidad de hacer un desarrollo adecuado, sustentable y sostenible de la minería, que es una fuente de trabajo fundamental para el desarrollo de nuestra provincia y para el desarrollo de la república.

La responsabilidad en este tema fue un aspecto que subrayó Jorge Sapag. “La responsabilidad pública, por un lado, de todas las instituciones del Estado al servicio del medio ambiente y de la producción. Y la responsabilidad privada, que pasa por la responsabilidad ambiental, la responsabilidad empresaria y la responsabilidad empresaria, que tienen que ver con hacer amigables los sistemas productivos con el sistema ecológico. Y es allí donde tenemos mucho para trabajar”, subrayó.

El gobernador señaló que Neuquén tiene una producción exportable del orden de los ocho millones de dólares: “hemos crecido del año 2007 al 2008 el 50 por ciento en la producción de minerales”, indicó.

Y adelantó que se ha enviado un proyecto de ley a la Legislatura para asegurar que las materias primas, sobre todo los minerales, las metalíferas y las no metalíferas, sean procesadas en origen. Argumentó que la intención es no exportar materiales o productos primarios en bruto, “queremos exportar mano de obra neuquina, porque eso hace a la inclusión, eso hace a la dignidad, eso hace a la igualdad de oportunidades, y eso hace a que radiquemos en nuestras ciudades de origen donde están los recursos a las familias neuquinas, que puedan encontrar el trabajo donde están los recursos naturales”.

Durante la firma también estuvieron presentes la vicegobernadora, Ana Pechen; el  director nacional de Minería, Miguel Guerrero; el presidente del Consejo Federal de Minería, Martín Sánchez Iturbe; el presidente de la Agencia para la Promoción y Desarrollo de Inversiones del Neuquén, Pedro Salvatori; el director provincial de Minería, Carlos Portilla; autoridades del Consejo Federal de Minería (Cofemin) de las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Corrientes, Chubut, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Misiones, Río Negro, Salta, Santiago del Estero y Tucumán; representantes del sector ladrillero; diputados provinciales; intendentes, concejales, funcionarios nacionales, provinciales y municipales.

Minería: Proponen un control medioambiental conjunto con la comunidad

El director provincial de Minería, Carlos Portilla, aseguró que “es posible desarrollar el aprovechamiento de cualquier yacimiento sin que exista contaminación” y que la tarea desarrollada por los organismos provinciales de control medio ambiental “puede ser enriquecida con la participación de las distintas comunidades”. Sostuvo, con relación a ello que “llegado el momento”, cuando un proyecto entre en funcionamiento y para transparentar los resultados de las auditorías que se realizan “se ofrece la posibilidad de que participen a través de un representante capacitado en la temática minera” para una “permanente fiscalización en conjunto”.

Como un buen ejemplo de desarrollo de la actividad minera, Portilla mencionó a los yacimientos de oro y plata que se explotan en el norte neuquino. Señaló que allí “se hace una auditoría permanente, para monitorear las cuestiones de seguridad, higiene y medioambiental” y destacó que estos emprendimientos “motorizan la economía del norte neuquino, ya que Andacollo y Huinganco no tienen prácticamente desocupados”. “Es el mejor ejemplo de que la minería es posible, convive con el ser humano y que no hay que plantear hipótesis de catástrofe de una actividad industrial lícita y noble como cualquier otra”, indicó.

El director provincial de Minería consideró que “no se puede negar” que se producen impactos negativos puntuales en las zonas de extracción minera. Sin embargo, aclaró que “muy diferente es hablar de contaminación”. “Son dos cosas distintas: la primera es una consecuencia innegable de cualquier actividad antrópica y la segunda tiene que ver con la negligencia, cuando no se aplican reglas de buen arte”, dijo.

Otros proyectos de exploración para la extracción de minerales

Con relación al proyecto de exploración de cobre ubicado en Campana Mahuida -a 15 kilómetros de la localidad de Loncopué- manifestó que “se hará un tercer llamado a audiencia pública para consultar a la ciudadanía qué piensa sobre este proyecto”. Afirmó que “si las prácticas mineras se hacen como se deben hacer con las tecnologías apropiadas, por supuesto que se puede realizar el aprovechamiento de este yacimiento”.

Sobre la posible explotación de potasio, en tanto, dijo que tres empresas están realizando tareas de exploración en el norte neuquino. Comentó que la zona estudiada pertenece a la misma cuenca geológica que próximamente comenzará a ser explotada en la provincia de Mendoza, y que si bien este año se redujeron los trabajos de exploración, se espera que las empresas continúen con las tareas para poner en valor la reserva.