Con el fin de promover los derechos de la madre y el niño, se desarrollaron diferentes actividades en la provincia. Se destacó que los equipos de salud trabajan constantemente en la promoción de la atención humanizada y centrada en los derechos de la madre y el niño.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social informó que finalizaron las actividades especiales de la Semana Mundial del Parto Respetado y recordó que los equipos de salud trabajan constantemente en la promoción de la atención humanizada y centrada en los derechos de la madre y el niño.

Desde 2004 y gracias al impulso de la Alianza Francesa por el Parto Respetado, se celebra mundialmente y cada mes de mayo la Semana por el Parto y el Nacimiento Respetado. La importancia está puesta en un lema diferente cada año, y en 2017 se eligió ¿40 Semanas? El nacimiento tiene el momento correcto, no el programado. Se orienta a respetar los tiempos del nacimiento.

La referente del programa de Salud Integral de la Embarazada de la cartera sanitaria y licenciada en Obstetricia, Graciela Bernardo explicó que “el lema propicia el respeto por el inicio espontáneo del trabajo de parto, evitando inducciones y cesáreas electivas que no respondan a estrictas indicaciones médicas”. Agregó que “los partos de pre-término generan una tasa elevada de morbimortalidad y hospitalización, comparada con los recién nacidos a término”.

Entre las 38 y las 42 semanas es tiempo de término de embarazo. “Durante todo el embarazo los equipos trabajan en fortalecer la idea de que el embarazo llegue a término. Entonces, no se definen interrupciones por elección, sólo se realizan en casos en que haya un motivo materno o neonatal que lo indique”, dijo Bernardo y mencionó que “las definiciones sobre la terminación de un embarazo cuando hay una patología, se toma en conjunto y poniendo varias cosas sobre la balanza”.

De acuerdo a la información correspondiente a 2015, publicada por la dirección general de Información Sanitaria, durante ese año nacieron 12.297 niños y niñas en la provincia del Neuquén. Si nos referimos puntualmente a los establecimientos del subsector público, allí ocurrieron 6.391 nacimientos. De ese total, aproximadamente el 71 por ciento, es decir 5.574 niños y niñas fueron por parto natural.

Estos indicadores demuestran que, por normas y procedimientos, en los hospitales públicos no se favorece a las prematuras por razones injustificadas y que durante todo el embarazo se trabaja en distintos aspectos asociados al denominado Modelo de Maternidad Centrada en la Familia.

La referente de Salud Integral de la Embarazada dijo que “se busca promover una atención humanizada, centrada en los derechos de la madre y el niño, contribuyendo a mejorar la calidad de atención”.

Las acciones que se destacan son: brindar apoyo a la embarazada y a su familia durante el control perinatal, incluir licenciados en obstetricia en los equipos perinatales, promocionar la lactancia materna y el apego precoz, favorecer la atención por equipos interdisciplinarios a las embarazadas que lo requieran (por condiciones particulares como diabetes, VIH, adolescencia, etc.). También propiciar el acompañamiento en el embarazo, parto y puerperio, priorizar la internación conjunta madre-hijo o hija sanos, facilitar la inclusión de la madre, padre y resto de la familia en la internación neonatal, sostener el cuidado del nacido sano y, especialmente, al de riesgo luego del alta, en consultorios externos especializados que priorizan la inclusión familiar.

Durante la semana se realizaron actividades en distintos hospitales para explicar el lema de 2017 y continuar avanzando en la adopción de este modelo de atención del embarazo, nacimiento y desarrollo infantil.