Uno de los proyectos es una producción de ecoleños, que sirven como combustible alternativo, y el otro consiste en la puesta en marcha de un circuito de separación, acopio y venta de residuos sólidos domiciliarios.

Dos proyectos que obtuvieron financiamiento parcial del ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación y contribuyeron al crecimiento del taller productivo “Amulén” de Junín de los Andes, culminaron exitosamente en la faz técnica y financiera, según consta en la auditoría realizada por la subsecretaría del Copade como organismo referente a nivel provincial en temas vinculados a la ciencia, la tecnología y la innovación productiva.

El primero de estos proyectos fue destinado a elaborar ecoleños, una producción innovadora en América Latina que sirve como combustible alternativo y contribuye al cuidado del ambiente. Se financió a través de la línea de aportes no reembolsables del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología denominada “Proyectos Federales de Innovación Productiva” (PFIP). El beneficiario fue el taller productivo Amulén y la contraparte, el municipio juninense y la Fundación Julio Palacios. La inversión total ascendió a 128.350 pesos, el 30 por ciento fue aportado por el Cofecyt y el 70 por ciento, por la contraparte. Además de asumir ese rol, la Fundación Julio Palacios ofició en este caso como Unidad de Vinculación Tecnológica (UVT) por lo que administró y rindió satisfactoriamente los fondos otorgados por Nación.

El otro proyecto finalizado se denominó “Junín no tira, recicla”, y obtuvo financiamiento gracias a los aportes no reembolsables otorgados por la subsecretaría del Copade en su carácter de autoridad provincial de aplicación de la Ley Nacional Nº 23.877 de Promoción y Fomento de la Innovación Tecnológica. Concretar este proyecto insumió una inversión total de 178.900 pesos, de los cuales 70 mil fueron subsidiados por el organismo provincial que depende del ministerio de Desarrollo Territorial. El monto restante lo aportó el municipio.