La obra se realizó por la ejecución del puente sobre la ruta provincial 7. El EPEN se encargó de supervisar los trabajos.

Esta tarde quedarán finalizados los trabajos para correr la línea de alta tensión en el Cañadón de las Cabras. El Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) fue el encargado de supervisar las tareas de la obra de corrimiento, que se debió realizar por la ejecución del puente sobre la ruta provincial 7.

El presidente del EPEN, Francisco Zambón explicó que se está culminando la obra, que “tiene que ver con el corrimiento de la línea de alta tensión de 132 kilovoltios Alto Valle-Centenario”. Informó que la obra es de Vialidad Nacional y el EPEN supervisa los trabajos, que implican correr la línea de alta tensión para poder liberar el acceso al nuevo puente sobre la ruta provincial 7.

El EPEN supervisó los trabajos de corrimiento de líneas.

Manifestó que “cuando se hizo la obra -del puente- se detectó que por cuestiones de seguridad pública la altura libre que quedaba entre el puente y los cables no respetaba las cuestiones mínimas de seguridad en altura libre, con lo cual se incluyó en la obra el corrimiento de la línea”.

Zambón agregó que “se estuvo trabajando en los meses previos en el armado de las columnas, todas las estructuras para el tensionado y se aprovechó ayer y hoy para, con un corte de energía, sacar los cables viejos y poner los nuevos”. Dijo que durante esta tarde se estarían terminando los trabajos.

Al ser consultado sobre la estructura que ya no se usará, explicó que “las columnas que quedan fuera de uso se retiran, es parte de la contratación. Eso no se hará hoy, se puede hacer sin corte de energía, con lo cual la empresa lo programará para hacerlo en los próximos días con más tranquilidad”.

En la oportunidad, el funcionario destacó que “la línea que está sin energía no implicó corte de energía a la población, por cuanto el sistema se puede abastecer por medio de otras líneas. Se aprovecha esta etapa del año en la cual la demanda no es tan grande”.

Por último, al ser consultado por las normas de seguridad, Zambón respondió que “el EPEN, con su rol de transportista de energía, certifica normas de seguridad pública, es auditado por el ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad) y hay una serie de normas de seguridad básica sobre seguridad pública y constructiva, que tienen que ver con la altura libre para evitar que cualquier vehículo de alto porte que pase por el puente pueda enganchar la línea”.

Zambón manifestó que la obra se ejecutó porque “la altura libre que quedaba entre el puente y los cables no respetaba las cuestiones mínimas de seguridad».