La lluvia que se precipitó sobre la zona cordillerana facilitó el trabajo de control del fuego en el área rural comprendida entre Aluminé y Moquehue. El sobrevuelo de los helicópteros no detectó focos calientes desde la zona del Lacar hasta Moquehue.

Las precipitaciones facilitaron los trabajos de control en la zona rural de Ñorquinco y Moquehue donde las tormentas eléctricas habían desatado por lo menos cinco focos de incendios. Según confirmaron fuentes oficiales, fue extinguido el fuego en Ñorquinco y mantienen controlado Ruca Choroy.

El ministro de Seguridad, Trabajo y Ambiente, Jorge Lara, viajó a la región para monitorear personalmente los focos de incendio producidos por efecto de los rayos de las tormentas en Ñorquinco, Moquehue, Lote 39 (zona de Quillén) y Abra Ancha.

El operativo contó con 140 personas entre las que se encuentra el personal del Plan Nacional del Manejo del Fuego; a los que se sumó personal de Seguridad Vial y Patrulla de caminos, quienes reforzaron las tareas de la seguridad para evitar accidentes debido al humo en la zona de la ruta provincial Nº 23 y en la ruta que une Zapala con el Rahue.

Durante los primeros días las tareas se vieron dificultadas por la imposibilidad de trabajar con aviones y helicópteros en las áreas afectadas en tanto persistían las tormentas eléctricas.