Muchas gracias por la invitación al Club del Petróleo. Gracias Oscar, ya en otras oportunidades hemos estado aquí y realmente es para mí un honor, es un verdadero orgullo estar en Club del Petróleo pudiendo compartir algunas ideas, compartir algunas noticias de la provincia de Neuquén, algunos hechos, algunas acciones del gobierno.

Shakespeare decía que “la brevedad es el alma del ingenio”, así que vamos a tratar de ser breves sin pretender ser ingeniosos.

Creo que en primer lugar ustedes tienen que saber que la provincia de Neuquén tiene una visión acerca de todo el tema energético muy clara. Neuquén en mapuche, mapudungun, significa poderoso, correntoso. Por la cantidad de agua que lleva el río, quiere decir que es un río impetuoso con mucha energía; y Limay quiere decir transparente. La confluencia de la transparencia con el caudal del río Neuquén, significa una ecuación que quizás sea la esencia de lo que queremos que sea la provincia de Neuquén en materia de energía.

En primer lugar creemos que en el mundo, tarde o temprano y a través de las décadas, van a tener que ir abriéndose paso las energías absolutamente limpias; es decir, que la energía solar, la energía eólica, la energía del hidrógeno, la energía hidráulica, tendrán que ser las energías del futuro para cuidar el planeta y el calentamiento global, poder mitigarlo.

Pero mientras tanto, tenemos que aceptar detrás de ese “deber ser” nuestra realidad práctica: que el 90 por ciento de la matriz energética argentina depende del gas y del petróleo; y en el mundo, casi el 80 por ciento de la raíz energética está dependiendo de los hidrocarburos fósiles. Así que van a pasar muchas décadas hasta que ese “deber ser” de energías limpias y renovables tengan lugar, pero no dejar de tenerlo como objetivo.

En tercer lugar queremos que las riquezas del subsuelo sirvan para generar riquezas en el suelo mediante la diversificación de las actividades productivas y, por supuesto, como objetivo la construcción de la paz social en un ámbito de progreso donde creemos, sin lugar a dudas, que el desarrollo económico y social es perfectamente compatible con el cuidado de la naturaleza, de los recursos naturales y del medio ambiente.

Neuquén tiene, como ustedes saben, 94 mil kilómetros cuadrados; es una provincia con 600 mil habitantes. Yo represento a un partido provincial, el Movimiento Popular Neuquino, que fue fundado en el año ‘61.

Yo soy hijo de Elías, que fue senador nacional muchas veces y sobrino de Felipe, quien fue gobernador varias veces. Quiero recordar que en el año 1963, cuando Felipe asumió hace cincuenta años, la provincia era la más pobre de la República o una de las más pobres.

La mortalidad infantil era la más alta de la República, 140 por mil; el analfabetismo era el más alto de la República, un 20 por ciento; no había ruta, solo había 5 kilómetros de asfalto de Neuquén a Plottier; había 22 edificios atendiendo la salud; había 150 edificios para atender la educación, de los cuales 50 eran escuelas rancho; es decir, de paredes de adobe, pisos de tierra y techo de paja.

En 50 años de construcción, y no por mérito de un partido o de un gobierno sino mérito de todos los neuquinos, tenemos un sistema de Salud que es modelo en Latinoamérica. Hoy los hospitales y los centros de salud de Neuquén ocupan 230 lugares, hemos construido cinco hospitales nuevos recientemente, unas 20 postas sanitarias -sobre todo en comunidades mapuche-; el índice de mortalidad es el más bajo de la Republica, del 6 por mil; tenemos la longevidad más alta, la expectativa de vida más alta en las mujeres: 82 años, la segunda en varones: 76 años. La expectativa de vida en la década del ‘60 era de 47 años y en la década del ‘70 pasó a 57 años.

En la década del ‘70 se creó el Plan de Salud de Neuquén, que nos hizo conocer en Latinoamérica como un plan de salud sobre todo de atención primaria. La atención primaria fue el secreto del éxito del Plan de Salud. Tenemos el mejor índice de médicos por cantidad de habitantes de la República.

En materia educativa estamos invirtiendo en el presupuesto del año 2014 27 mil pesos por alumno por año, lo cual representa un récord, estamos en el primer lugar. Más del 30 por ciento del presupuesto provincial, como lo establece la constitución provincial.

Tenemos una provincia muy turística. Hemos crecido en el Turismo a un 5 por ciento en el PBI, pero sigue siendo muy bajo, pretendemos seguir batiendo récords de camas y de pernoctes.

En rutas. Una ruta esperada hace 50 años, la Ruta de los Siete Lagos va a estar terminada el año que viene. La ruta Nº 43 que une el norte de la provincia, Chos Malal, con el Departamento Minas está avanzando claramente. Hemos construido dos puentes nuevos sobre el río Neuquén, y ahora uno sobre el río Curi Leuvú que conecta el Departamento Minas con Chos Malal.

La ruta Nº 7 que va desde Centenario hacia Vista Alegre, y que allí por una rotonda empalma la ruta Nº 51. Licitamos este mes, con una inversión de 500 millones de pesos con Vialidad nacional, fruto del convenio que hicimos con YPF, fruto a su vez del convenio de YPF con Chevron, para hacer una doble vía, o sea, una multitrocha entre Centenario, la ruta Nº 7, la ruta Nº 51 hasta el empalme con la ruta Nº 8 que baja a Loma de la Lata. Además de la repavimentación hasta Loma de la Lata.

Todo esto en función del colapso de las rutas por la cantidad de vehículos, camionetas y camiones que están yendo hacia la franja que se está desarrollando en la zona de Añelo, Loma de la Lata, Loma Campana y demás.

También hicimos una circunvalación de la ciudad de Neuquén que pasa por Pluspetrol y también por Capex. Estamos uniendo esa circunvalación con el tercer puente sobre el río Neuquén, que también fue construido. Esto va a agilizar y todo el tránsito pesado se va a llevar para ese lugar.

Estamos diseñando un nuevo parque industrial y un nuevo centro administrativo en la Meseta, en Neuquén. Y ahora, en Añelo hemos alambrado 700 hectáreas que van a ser otro parque industrial provincial, además del parque industrial que hizo el municipio de 300 hectáreas en la zona de Añelo. Y esto se hace para estar a disposición de todas las compañías de servicios que quieran instalarse en la región. Además vamos a hacer un helipuerto y un aeropuerto.

En materia de agua hemos hecho dos acueductos que son muy importantes. Son las dos obras hídricas más importantes de la historia de la provincia: Mari Menuco-Neuquén. Traemos el agua del lago Mari Menuco, son 45 kilómetros de acueducto, un verdadero río subterráneo de agua para la ciudad para los próximos 20-40 años.

Y también una obra de 500 millones de pesos que la terminamos el año pasado. Este acueducto va a dar agua a Neuquén, Centenario, Plottier y Vista Alegre.

Y estamos terminando también, si Dios quiere antes de que termine el año lo inauguramos, un nuevo acueducto para Cutral Co y Plaza Huincul desde Barreales, que es el otro lago de Cerros Colorados.

Desde Barreales bombeamos a 250 metros de altura, hay dos bombas de 1600 HP -no debe haber bombas de esta caudal en la República Argentina-, y desde allí por gravedad vamos a llevar alrededor de 2 millones de litros de agua por hora. Esto duplica la cantidad de agua que recibe hoy la comarca petrolera. El 60 por ciento de agua cruda para riego y el 40 por ciento agua potable.

Además, vamos a reemplazar en la destilería de YPF un consumo de unos 300 mil litros de agua potable que utilizan para la industria por agua cruda. Esto va a aumentar la cantidad de agua potable disponible en la comarca.

Con Arsat hemos hecho un tendido de 1.100 kilómetros de fibra óptica, y hemos constituido una empresa provincial que se llama Neutic, con la cual vamos a hacer un tendido de otras 17 localidades aparte de las 27 que conecta la Nación. Con esto vamos a tener todos los servicios de la fibra óptica desde telefonía, internet, cine y también diez canales de televisión digital y también video juegos para aprender jugando.

Nosotros tenemos un telepuerto satelital, hemos interconectado las 160 escuelas rurales de la provincia de Neuquén y estamos en un programa de desarrollo de escuelas de jornada extendida, sobre todo en aquellas zonas adonde hay fragilidad social.

Ya tenemos 12 escuelas de jornada extendida en comunidades mapuche y comunidades criollas, sobre todo en los barrios y en comunidades rurales, lo que representa una contención dentro del sistema educativo de los chicos.

Yendo específicamente al área de producción, cabe decir que Neuquén hoy produce alrededor del 22 por ciento del petróleo de la República, supimos estar en mejor lugar.

En el año 1998 fue el máximo histórico con 18 millones de metros cúbicos, pero desde entonces, desde el ‘98 hasta el 2012 bajó a un ritmo del 7 por ciento anual; de punta a punta bajó el 64 por ciento la producción de petróleo, con lo cual tenemos que rápidamente ir a la recuperación de la producción.

Hoy Neuquén produce unos 115 mil barriles por día, de los cuales alrededor de 12 mil barriles son de shale oil. O sea, que ya casi el 10 por ciento de la producción de petróleo de Neuquén es no convencional.

En materia de gas, el pico histórico fue en el año 2004 con 27.600 millones de metros cúbicos. Se ha reducido 5 por ciento por año, y de punta a punta un 36 por ciento. También, obviamente tenemos que ir recuperando.

De 2012 al 2013 la curva de caída del petróleo se ha nivelado, quiero decir que entramos en una meseta, no así en gas, donde todavía tenemos caída.

La cantidad de equipos en Neuquén a principios de 2012 era de 75 equipos de torre; en este momento tenemos 121 equipos de torre, un aumento del 65 por ciento en un año. Y las inversiones de 2005 a 2010 fueron de mil millones de dólares por año.

En 2011, 1.600 millones de dólares; en 2012, 2.222 millones; y en 2013 van a ser 4.100 millones de dólares: 1.600 en convencional y 2.500 en no convencional.

Quiero detenerme en este número, estamos casi duplicando en 2013 la inversión que se produjo en 2012; y 2012 representó un aumento de casi el 50 por ciento con respecto a 2011, y 2011 con respecto al promedio del resto de los años era un 60 por ciento de aumento.

Así que la actividad hoy en Neuquén no solamente se ve en los números, sino que se nota en las rutas, se nota en los comercios, en los alquileres, en los supermercados, en los hoteles, en las empresas de servicios, en las oportunidades de negocios, en la cantidad de camiones que están utilizándose, en la cantidad de equipos de perforación.

En materia ambiental nosotros sabemos que tenemos que trabajar mucho en este año 2013. Hemos constituido en secretaría de Estado la secretaría de Medio Ambiente y hemos tomado decisiones ambientales importantes desde el año pasado hasta este año. Y relacionado con la producción de petróleo, especialmente no convencional, hemos prohibido la utilización del agua de subsuelo, salvo en casos excepcionales que el agua de subsuelo no sea potable, se da un permiso excepcional. Hemos obligado a tratar el agua de reflujo de las fracturas y hemos obligado también a reutilizar el agua re-tratada, lo cual significa un adelanto muy importante con experiencias tomadas también desde Estados Unidos y desde Canadá.

En materia ambiental nosotros sabemos que tenemos que trabajar muchísimo porque es el nudo de la cuestión de hacer compatible la producción de gas y petróleo, convencional y no convencional, con el medio ambiente. Allí hemos aumentado con una ley los importes de las multas, las hemos llevado a un tope de 6 millones de pesos, estaba en 200 mil pesos de tope. Hemos sancionado un ley de compre local y también una ley de contratación laboral de gente radicada en la provincia.

Queremos trabajar mucho en coordinación con las empresas para que esto se real y efectivo, porque no queremos que se radique más población de la que realmente tiene que radicarse. Añelo aumentó en los últimos 24 meses casi al doble de población y necesitamos darle trabajo a la gente que está radicada o capacitarla y prepararla. De esto vamos a hablar después.

Mucho se está hablando del tema de los no convencionales, mucho se está hablando de la estimulación hidráulica. Creo que hay muchos que miran hacia Neuquén con un ojo crítico, y está bien que sea así. Hemos tenido muchas visitas con motivo de la discusión del convenio YPF-Chevron y Provincia-YPF, se ha discutido mucho el tema de la fractura hidráulica. Ha habido muchas publicaciones en distintos sentidos, a favor, en contra.

Creo que tenemos que trabajar muchísimo en el conocimiento, o sea, trasladar muchos conocimientos a la sociedad en su conjunto acerca de este tema. Y está bueno que se mire todo el trabajo que se hace en materia de perforación de gas y petróleo, y con las técnicas no convencionales y que se auditen. Lo que no vamos a aceptar de ninguna manera es la crítica negativa o la crítica destructiva o el fundamentalismo ambiental.

Nosotros creemos que hay algunos dirigentes políticos de Capital Federal o de provincia de Buenos Aires que van a Neuquén a mirar lo que sucede con las tecnologías no convencionales y no están mirando lo que pasa en el Riachuelo, declarado el número 10… el número 1 es Chernobyl, para potenciar o para dimensionar el nivel de contaminación del Riachuelo. La cuenca del Riachuelo Matanza. No digo que esto no nos haga ver lo que tenemos que hacer, por supuesto que sí, pero el Río de La Plata también tiene que ser cuidado.

Nosotros estamos cuidando nuestros ríos y nuestros lagos, estamos trabajando muchísimo en controles. Tenemos casi 400 pozos no convencionales. En ningún pozo no convencional hemos tenido un solo evento ambiental. Y estamos desarrollando distintas tareas para mejorar y multiplicar los controles.

Dije lo del Riachuelo y lo del Río de la Plata porque creo que se han dicho y se han propalado noticias acerca de que, por ejemplo, la fractura o la estimulación hidráulica produce terremotos. Nosotros sabemos perfectamente que la onda sísmica tiene un radio de acción de 300, 400 ó 500 metros. No nos parece lógica la crítica a partir de los terremotos. Esto se está trasladando mucho entre docentes y estudiantes en la provincia del Neuquén y necesitamos trabajar muchísimo este tema.

Lo mismo que el tema de los acuíferos, donde nosotros insistimos muchísimo en que tenemos que cuidar los acuíferos, pero tanto la perforación convencional como no convencional desatan exactamente la misma discusión acerca de los acuíferos. Los acuíferos están hasta 500 metros de profundidad, acá estamos trabajando en un nivel de 2.500, 3 mil metros de profundidad, así que creo que hay que trabajar mucho en materia de difusión para hacer saber a la ciudadanía qué es lo que está sucediendo en este aspecto.

Lo mismo que el consumo de agua. Es cierto, la estimulación hidráulica consume mayor cantidad de agua. He visto por allí algunas propagandas del IAPG (Instituto Argentino del Petróleo y del Gas), de YPF, mencionando el consumo de agua. Yo prefiero, por ejemplo, en lugar de comparar si se consume 0,10 contra el 5 por ciento que se consume en producción agrícola o producción de consumo humano, prefiero decir que el 95 por ciento del agua que produce Neuquén, que es la principal cuenca hídrica de la República, se va al mar. Entonces, le estamos sacando al mar un porcentaje muy pequeño de agua para usarlo en el desarrollo de gas y petróleo.

Porque si nos ponemos a comparar qué porcentaje de químicos o qué porcentaje de detergentes o cuánto hay acá, cuánto hay allá, la gente termina confundiéndose más. Entonces, ahí tenemos que orquestar y diagramar acciones de comunicación muy buenas.

El IAPG sacó un muy buen libro. Nosotros nos tomamos la libertad de publicar 10 mil de esos ejemplares y distribuirlos en las escuelas, pero no alcanza. Esto tiene que ser una tarea de todos los días, porque enfrente hay intereses creados muy importantes para que esto no se haga o que no se desarrolle.

Estamos trabajando mucho en energías renovables. Estamos haciendo posible la revegetación de las picadas, esto es muy importante. Cuando uno anda en avión o helicóptero ve las picadas que están devastadas en su flora autóctona. Así que necesitamos cumplir con esas normas. Estamos controlando y monitoreando la calidad de las aguas, sobre todo en Mari Menuco y Barreales, que son los dos lagos que le van a dar agua a Neuquén, Plottier, Centenario, Vista Alegre, Cutral Co y Plaza Huincul.

Hemos prohibido el uso de motores de dos tiempos en los lagos, hemos prohibido el uso de motos de agua y hemos establecido un área de control ambiental regional con 10 personas estables y permanentes, más sus vehículos, más los campamentos en Loma de la Lata-Loma Campana. Y por supuesto, estamos trabajando muchísimo en la gestión de los residuos sólidos. Ya hemos montado plantas muy importantes en San Martín (de los Andes), Junín (de los Andes), Villa La Angostura, Villa Traful, y lo vamos a seguir haciendo en otras ciudades.

Quiero compartir con ustedes una parte de una encuesta que hemos hecho sobre 3 mil casos en la provincia del Neuquén. La pregunta era: ¿Las petroleras que trabajan en la provincia, cuidan o no cuidan el medio ambiente? Lo quiero compartir con ustedes porque de alguna manera somos destinatarios de esta encuesta. El 60 por ciento de la gente nos contesta que no, que no cuidan el medio ambiente; el 21 por ciento no sabe o no contesta; y el 20 por ciento dice que sí. O sea que hay mucho para hacer juntos, como gobierno y como empresas, para llevar a conocimiento de la sociedad qué es lo que se está haciendo y qué es lo que podemos hacer para mejorar.

Por supuesto que los eventos que tuvimos en Neuquén, sobre todo en campaña electoral, con el derrame de Chihuido de la Sierra Negra y con el evento en Plottier del pozo de gas, ayudaron a esta encuesta. Obviamente que esos eventos hacen que se tome por allí un relato y se convierta en verdad.

La otra pregunta es, y esto creo que es central para la actividad de comunicación que tenemos que hacer juntos, dice: con los controles necesarios, ¿es posible explotar los yacimientos no convencionales sin daños al medio ambiente? El 61 por ciento responde que sí. Y este dato es interesante. El 15 por ciento no contesta y el 24 por ciento dice que no. Quiere decir que el porcentaje duro de la sociedad con respecto a los no convencionales está en ese orden, 20-24 por ciento. Y si le demostramos que cuidamos el medio ambiente, el Estado y las empresas, tenemos la batalla ganada en materia comunicacional.

Creo que, también en materia comunicacional, es muy importante el tema de Responsabilidad Social Empresaria, este es un tema central y que lo queremos tomar con las empresas. Yo me permito hoy dejarles también otra tarea para que hagamos juntos. Estamos preparando un proyecto de ley de un balance social, comunitario y ambiental para presentarlo por las empresas, no solamente por esta actividad, sino en otras actividades urbanísticas, turísticas y demás. Es decir, que las empresas presenten además de su balance económico su balance social: qué hacen por la comunidad, qué hacen por el medio ambiente.

En esto tenemos que trabajar juntos, hay un proyecto de idea con respecto a este tema. Nosotros lo estamos trabajando y queremos presentar ese proyecto de ley para hacerlo participativo con las empresas.

Recursos provinciales. Por supuesto que la provincia del Neuquén para sostener ese sistema de Salud, de Educación, tenemos más de 50 mil empleados públicos en una provincia de 600 mil habitantes, y estoy hablando de los empleados provinciales nada más, a esto agréguenle los municipales y los nacionales.

Nosotros para el año que viene hemos presentado un presupuesto de 17 mil millones de pesos, la tercera parte son recursos tributarios provinciales, luego son recursos tributarios nacionales y sólo el 25 por ciento son regalías. Las regalías hace 8 años representaban el 50 por ciento del presupuesto de la provincia. Qué ha pasado, bueno, todos lo sabemos, bajó la producción, los precios, el dólar, las razones que quieran; pero hoy las regalías no representan para la provincia lo que antes significaban.

Por supuesto que la expectativa nuestra es que con los nuevos yacimientos volvamos a tener una capacidad de generación de regalías importantes.

Les voy a dar un número: julio, agosto y septiembre regalía de gas, por supuesto que son los meses de frío en que el gas es redireccionado al consumo, ustedes lo saben mejor que yo porque esto lo padecen en el precio. La provincia de Neuquén recaudó mil millones de pesos por impuestos provinciales, nacionales y regalías, y las regalías de gas fueron 30 millones de pesos.

Con 30 millones de pesos de regalías de gas, una provincia que produce el 50 por ciento del gas de la República, no tenemos ninguna posibilidad de gestionar nuestra provincia. Entonces, allí es donde necesitamos trabajar y seguir trabajando para mejorar el precio.

Cuando vengo a Buenos Aires me reúno con parientes, amigos, conocidos, me muestran la factura de gas; tengo a mi madre que vive en el centro, veo la factura de gas y se me cae una lágrima profunda, y tengo unos conocidos que tienen pileta climatizada y una casa de 700 metros cuadrados y realmente también se me cae otra lágrima por el otro ojo porque…bueno, yo creo que si se paga por un video cable 300, 400 pesos, perfectamente se puede pagar por gas la factura que corresponde.

¿Cuál es el precio que corresponde? Y bueno…si es 7,50 dólares mejorará los 2,30 dólares de promedio que tenemos en la cuenca, pero si es 7,50 dólares no quiero discutir con las empresas como estoy discutiendo si corresponde o no el pago de regalías. La naturaleza jurídica del pago se puede llamar regalías, se puede llamar compensación, se puede llamar retribución, pero esto tiene que ser ganar, ganar, justamente por el tema de visibilidad social. Si la provincia entrega gas a 2,50 dólares o 2,30 dólares y las empresas reciben, ya sea por Nación o por tarifa 7,50 dólares, es imposible explicarle a la gente por qué no se pagan regalías o una compensación económica por el precio diferente.

Entonces, también quiero dejar este mensaje de que tiene que ser ganar, ganar. En algún momento en este mismo ámbito conté un cuento de un paisano de la cordillera que había muerto y había dejado 7 mil ovejas y tenía sólo sobrinos, entonces fueron a buscar un notario a Neuquén, lo trajeron al lugar de la cordillera donde vivía el paisano; al paisano que tenía una barba muy larga lo acomodaron en la cama, pusieron unas almohadas atrás, le ataron una piola en la barba, pasaron por una cabriada la piola, taparon las ventanas, las puertas, dejaron bien oscurito el rancho, trajeron al notario de Neuquén y dijeron: el tío esta vivo eh, pero no puede hablar, mueve la cabeza nomás. Entonces el notario dice: acá comparezco al domicilio de don Juan Contreras quien se encuentra en pleno uso de sus facultades mentales -y se movía la cabeza-, y que quiere expresar su declaración de última voluntad –movía la cabeza-, que tiene 7 mil ovejas, -movía la cabeza-, que tiene siete sobrinos que se llaman…-también movía-, y para este notario que se ha molestado hasta aquí en concepto de honorarios son también mil ovejas. Don Juan ¿qué le parece? -y no se movía-. Se lo preguntó tres veces, y a la tercera vez le dice: miren muchachos -cerró el libro de protocolos y se iba- o la piola se tira para todos o no se tira para ninguno…

Yo digo que con 50 mil empleados públicos, teniendo la obligación de la Salud, la Educación, la Seguridad, la Justicia, el desarrollo de la economía, la construcción de viviendas, está bueno que si el principal producto de Neuquén mejora, que seamos solidarios y que trabajemos en equipo. Ojalá podamos reemplazar los 100 barcos que a la Nación le cuestan 5 mil millones de dólares por año y pagamos 20 dólares, no 7,50 dólares. Y ojalá lo hagamos juntos y ojalá la realidad cambie. No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Creo que esta realidad va a cambiar.

Uno de los temas que también tenía anotado para expresar aquí en el Club del Petróleo y con todo respeto es la convivencia que necesitamos tener entre las empresas, la provincia, los municipios, los superficiarios y los mapuche. Cuando hablamos de convivencia es convivencia en democracia, respetando las leyes, respetando las distintas acciones de cada uno, la solidaridad, pero tiene que haber convivencia. He visto por ejemplo en una carta documento enviada a un superficiario adonde se le dice: ‘mire yo entro cuando quiero, la ley me autoriza’. Creo que no es así, creo que hay que agotar las instancias de diálogo y comunicación.

He estado con otro poblador mapuche que vive en una tapera de adobe, nosotros llegamos tarde…hemos construido 500 viviendas rurales en estos cinco años, vamos a construir 500 el año que viene, le vamos a construir a ese poblador rural, dice: ‘no, la empresa ni nos miró, acá pasan las camionetas, los camiones y nosotros vivimos en un rancho de adobe’. ¿Qué quiero significar con esto? No dádivas, no limosnas, pero sí la mirada de responsabilidad social. Y además la mirada inteligente de no generar problemas, porque los podemos atajar en la base, solucionando por ahí problemas o simplemente avisando: ‘miren, hay una familia que necesita una respuesta social’.

Muchas de las empresas o la mayoría de las empresas que trabajan en la provincia tienen esa mirada social, hago un especial reconocimiento. El otro día cuando tuvimos el evento en Plottier, después del evento tuvimos la reunión con la empresa, hicimos un trabajo de responsabilidad social muy efectivo, muy fuerte, que la comunidad lo tomó muy bien. Forma parte del tema comunicacional, el tema gestual, el tema de la presencia, por supuesto que es plata, significa plata y representa dinero, pero hay que hacerlo.

Unas pocas consideraciones de esta convivencia con la provincia y de las empresas. La convivencia es necesaria no solamente en las concesiones de desarrollo sino en las concesiones de exploración. Hay muchas concesiones de exploración que van venciendo y con el tema de los no convencionales son cifras muy grandes las que hacen falta para desarrollar, invertir y declarar la comercialidad del área. Nosotros no podemos declarar la comercialidad de un área de 500 kilómetros cuadrados con un pozo.

Hoy un cluster en Estados Unidos se arma sobre 50 kilómetros cuadrados, 100 kilómetros cuadrados, 150 kilómetros cuadrados. En el caso de Chevron, lo hemos hecho con un cluster de 390 kilómetros cuadrados. Creo que en esas concesiones de exploración hay que analizar muy bien los pasos a dar.

Y en materia de convivencia con la provincia, debe haber siempre posibilidad de diálogo, pero nosotros tenemos también nuestros tiempos y nuestras exigencias y obligaciones como funcionarios públicos. Además, el año 2014 es un año que nos obliga y nos exige a ser muy buenos en lo que es recaudación económica, porque nos vencen 2 mil millones de pesos de crédito, con esto estoy avisando que vamos a sacar algunos lotes por Gas y Petróleo de Neuquén con la aspiración de ser socios pero también de tener un bono por Gas y Petróleo para hacer frente a nuestras obligaciones, sabiendo que tenemos áreas de interés. Estamos negociando con todas las empresas en buenos términos todos esos derechos de exploración. Pero necesitamos que comprendan que los derechos de exploración tienen que tener también una cantidad de acres o de kilómetros cuadrados apropiada y no exagerada, para hacer posible que en la provincia de Neuquén, en lugar de 20 haya 50 ó 100 empresarios desarrollándolo.

Simplemente para terminar, el otro día hablando con una empresa que no me entendía algunos planteos de los que yo estaba haciendo, recordaba a mi padre Elías que me decía: “m’hijo, cuando usted esté en una reunión con 2, 3, 5, 10 ó 20 personas y usted cree que hay algún tonto sentado en la mesa, tenga la certeza que es usted. Entonces, yo aplico este principio en forma constante y permanente, y trato de que mis interlocutores también lo apliquen, porque en esto no hay tontos, es decir, no hay distraídos, somos todos inteligentes. Los argentinos hemos pasado por peripecias y experiencias terribles, todos sabemos como sobrevivir y como salir adelante. Pero no hay tontos, sino que hay realidades que hay que vencer; no hay enemigos, los adversarios son los problemas; podemos trabajar en convivencia sin necesidad de molestar al otro o de desbaratar sus derechos o sacarle ventaja. La viveza criolla aquí no corre, ni de parte de la provincia, ni de los municipios, ni de los mapuche, ni de los superficiarios, ni de las empresas, ni de los trabajadores, ni de las empresas contratistas. Creo que todos tenemos por delante una gran responsabilidad, que es llevar adelante con éxito esta tremenda oportunidad que nos brinda la naturaleza y la provincia de Neuquén.

Un pensador norteamericano decía que político es aquel que piensa en la próxima elección, y que hombre de Estado o estadista es el que piensa en la próxima generación, creo que todos nos tenemos que comportar como estadistas, los que tenemos responsabilidades de Estado, pensar en las próximas generaciones, pero en estas también. Yo soy un convencido de que la pobreza no es destino para nuestros pueblos, tenemos la posibilidad enorme del progreso y del desarrollo, de hacer una sociedad con un desarrollo inclusivo.

Hay optimistas y pesimistas, y vuelvo a aquellos que desde la mirada del Riachuelo vienen a ver nuestra realidad, y los entiendo, los comprendo, y nosotros nos vamos a hacer cargo de nuestra realidad ambiental. Chesterton decía: ‘he llegado a la conclusión de que el optimista piensa bien de todo excepto del pesimista’. Y decía: ‘y estoy convencido de que el pesimista piensa mal de todo excepto de él mismo -del pesimista-, porque el pesimista se escucha a sí mismo y se ama a sí mismo’. Creo que los pesimistas están destinados a ser espectadores, los optimistas son los que están destinados a transformar la sociedad, a transformar el mundo en el que vivimos.

Quiero contarme entre los optimistas y los realistas que podamos transformar el mundo en el que vivimos y hacer una sociedad más amigable, más respetuosa, más democrática, más inclusiva y, por supuesto, progresista. Bienvenidas todas las inversiones a la provincia de Neuquén, bienvenido el desarrollo, bienvenido el progreso, fundamentalmente respetando el medio ambiente y respetando esa convivencia de la democracia, que más que un sistema electivo es una forma de vida participativa, deliberativa, inclusiva y fundamentalmente respetuosa de la dignidad de cada persona y de todas las personas. Muchísimas gracias.