Del 9 al 13 de julio se dará a conocer en la Casa Museo Dr. Gregorio Álvarez el patrimonio lúdico de los pueblos originarios de América.

Como propuesta para las vacaciones de invierno, la subsecretaría de Cultura invita a las familias a descubrir cómo jugaban los pueblos originarios de América.

El 6 de julio, a las 19, se llevará a cabo la charla “Los juegos de los pueblos indígenas de América”. Estará a cargo de Stela Maris Ferrarese, quien preside el Museo del Juguete Étnico Allel Kuzel de la ciudad de Neuquén. Allí se exhiben los más diversos juguetes utilizados por los niños de los pueblos originarios de América.

La charla, con entrada libre y gratuita, se realizará en la Casa Museo Dr. Gregorio Álvarez ubicada en Alderete y Córdoba.

Luego, en las vacaciones de invierno, niños y niñas podrán disfrutar de cuentos y conocer los más diversos juegos de los pueblos originarios. Quienes quieran conocer sobre la propuesta, podrán acercarse a la Casa Museo de 15 a 18, del 9 al 13 de julio.

La dominación detrás del olvido

Según explica Ferrarese, “los pueblos originarios de América tenían juegos propios, los intercambiaron con los de otros pueblos y conformaron así un patrimonio lúdico que, lamentablemente, por la conquista y el genocidio perpetrado por los reinos europeos, comenzaron a desaparecer”.

La especialista explicó que “esta desaparición se amplió con el devenir de la invasión realizada por los grupos de poder del país y el reino inglés, que financió gran parte de esa invasión para apropiarse, a cambio, de parte del territorio nacional a pesar de que en la actualidad aún se continua hablando como si hubiera sido el Estado español el responsable de la invasión realizada no sólo en todo el continente americano sino también a partir de 1800”.

“Luego fue la migración masiva la que pobló el país y muchos de esos grupos humanos, en lugar de aceptar y reconocer la existencia de sociedades diferentes, impuso lo ajeno suprimiendo lo propio guiados especialmente por la políticas nacionales”, remarcó.

Para Ferrarese, “cada sociedad en tanto pueblo con su identidad y cultura propia que había vivido en un Estado nacional trajo sus juegos que se impusieron con otros elementos culturales”.

Juegos únicos

Los pueblos originarios tenían juegos propios, que fueron perdiéndose o modificándose por la dinámica de la cultura y se apropiaron de los ajenos. Gran parte de esos juguetes, creados por ellos mismos, eran realizados con material perecedero, motivo por el cual la mayoría se perdió dado que la prohibición de su práctica por parte de la dualidad Estado-Iglesia provocó que dejaran de construirse.

Eso también afectó la memoria, identidad y autoestima de estos pueblos. Los pocos juegos que se conservaron luchan aún por ser aceptados.

El trabajo de investigación realizado entre 1989 y 2014 rescató parte de los mismos. Son dados a conocer con la serie “El sembrador” de la cual ya se editaron dos libros. En charla se expondrán algunos de los juguetes a fin de que se tome conciencia, se procure su preservación y se aliente la recuperación y la práctica por sus pueblos y la sociedad toda.