Sapag firmó un acuerdo con la República Popular China. El proyecto deberá estar terminado en 2016 y permitirá el control e investigación satelital de la Luna, la exploración del espacio y como segunda etapa, la investigación del planeta Marte.

El gobernador Jorge Sapag suscribió un acuerdo de cooperación con autoridades del organismo del gobierno de la República Popular China responsable de llevar a cabo el programa de exploración del espacio lejano, la Agencia Nacional China de Lanzamiento, Seguimiento y Control General de Satélites -China Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC)-.

El documento se firmó el 29 de noviembre pasado en dependencias de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) en la ciudad de Buenos Aires, entre el gobernador Sapag en representación del Estado provincial y el vice director del Departamento de Ingeniería del CLTC, Li Zihiqiang. En el encuentro estuvo presente el Embajador de la República Popular China en la República Argentina, Yin Hengmin.

El acuerdo servirá para que el organismo asiático instale en Bajada del Agrio una antena satelital de última generación que permita -a los gobiernos argentino y chino- explorar científicamente la Luna, en una primera instancia y en una segunda, el planeta Marte.

La delegación china estuvo compuesta por nueve profesionales especialistas en estudio, diseño y administración de sistemas de seguimiento y control de misiones espaciales, sistemas de telecomunicaciones, proyecto de obras civiles específicas, entre otras áreas del conocimiento.

Próximamente este acuerdo lo suscribirán autoridades de la Conae perteneciente al ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, ente del Estado nacional con competencia para la elaboración e implementación del Plan Espacial Argentino y cooperación espacial con otros países.

La República Popular China se encuentra desarrollando un programa de exploración de la Luna y Marte, el que contempla misiones interplanetarias y de estudios astronómicos.

Para garantizar el avance del programa, la República Popular China implementará una Red de Comunicaciones del Espacio Lejano con el fin asegurar la visibilidad de los satélites y dar apoyo desde la Tierra a las misiones de exploración.

Una antena en Bajada del Agrio

Luego de los estudios realizados, el ente chino gestionó ante el gobierno argentino la instalación en territorio neuquino de una estación satelital para apoyo a tales misiones, al control de lanzamientos y a la adquisición de datos durante las misiones espaciales, en el marco del programa de exploración indicado.

A tal efecto, la Conae solicitó al gobierno neuquino la utilización de un predio de 200 hectáreas ubicado a unos 30 kilómetros al norte de Bajada del Agrio, destinado a la implantación de la estación terrena china, predio que ha sido cedido al organismo nacional en carácter de comodato por un periodo de 50 años.

Como contraparte, la comisión nacional y Neuquén tendrán derecho a la utilización efectiva del 10 por ciento del tiempo de la antena de la estación china, pudiendo instalar, mantener y operar equipamiento para procesamiento de datos a su propio cargo.

Resulta de mucho interés para la provincia dar apoyo y fomentar estas iniciativas internacionales que permitirán a científicos e investigadores argentinos acceder a capacitación e información sobre temas de investigación espacial.

Asimismo, la magnitud del proyecto y el grado de colaboración que se requiere para asegurar la exitosa instalación y operación de este equipamiento de última generación representa una inmejorable oportunidad para Neuquén y para la Argentina de participar en actividades en el campo de la tecnología espacial de avanzada.

La provincia del Neuquén se suma, de esta manera, a otras provincias argentinas que cuentan con proyectos similares, como es el caso de la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha instalado en el Departamento de Malargüe (Mendoza) una estación para el seguimiento de misiones satelitales de exploración del espacio profundo.

El gobierno provincial es consciente de la importancia de la instalación de la estación, ya que permitirá establecer vínculos con la República Popular China en materia científica, educativa, cultural y económica, dando lugar, además, a la difusión internacional de la provincia como sede territorial del emprendimiento.

El establecimiento de la estación de seguimiento satelital contribuirá al incremento de la actividad económica asociada a su construcción y operación, así como también a la promoción y desarrollo del turismo científico en la zona de implantación.

Este proyecto es una valiosa oportunidad para que los estudiantes, profesionales y docentes neuquinos accedan a conocimiento vinculados con la astronomía, telecomunicaciones y obras civiles específicas, para lo cual se habilitará en la estación una sala de interpretación a fin de ilustrar a los visitantes en estos temas.

Visita a la región

Las autoridades de la Agencia Nacional China de Lanzamiento, Seguimiento y Control General de Satélites visitaron la provincia días atrás para acordar los alcances y beneficios de la iniciativa.

En esa ocasión se reunieron con el secretario de Gestión Pública, Rodolfo Laffitte, el secretario general de la Conae, Félix Menicocci, y el vicedirector del departamento de Ingeniería de la Agencia Nacional China de Lanzamiento, Seguimiento y Control General de Satélites, Li Zhiqiang.

Según explicó oportunamente Menicocci, “este acuerdo reviste mucha importancia para el país, porque se trata de la participación de Argentina en un proyecto muy ambicioso que lleva adelante el gobierno de China, es decir, participar en un plan que involucra la exploración del espacio y que tiene como primera etapa la Luna y, como segunda meta, el planeta Marte”.

Menicocci sostuvo que “desde Neuquén, el país participará de un proyecto internacional de gran envergadura y se sumará al concierto de países que están trabajando en la exploración del espacio”. Aseguró que “el acuerdo establece que la antena deberá estar instalada y funcionando en el 2016”.

Afirmó que “el objetivo de todo estos pasos previos es contar con los instrumentos jurídicos necesarios para llevar adelante el proyecto. En virtud de ello, se firmaron tres ejemplares en tres idiomas distintos, castellano, inglés y chino y, en caso de discrepancias, el que tiene valor es el inglés”.

“Se calcula –indicó- que en dos años estará todo listo y en el 2016 estará operativa la antena que será la puerta de entrada de Argentina, a través de Neuquén, a un proyecto de trascendencia internacional”.