Experto español visitó la Ruta del Vino, Manzanas y Dinosaurios

mayo 21, 2009

Enrique Torres Bernier, evaluador externo del BID, recorrió ayer las bodegas de San Patricio del Chañar en el marco del Proyecto de Fortalecimiento del Enoturismo al cual adhirió la provincia del Neuquén.
La subsecretaría de Turismo informó que en el marco del proyecto de Fortalecimiento del Enoturismo al cual adhirió la provincia en 2007, un experto español en esta materia visitó la Ruta del Vino, Manzanas y Dinosaurios. Se trata de Enrique Torres Bernier, quien es evaluador externo del Banco Interamericano de Desarrollo, y ha venido a Neuquén a observar los avances del proyecto en la zona. Hoy se trasladó a Río Negro para cumplir con una actividad similar. 

El enoturismo es una modalidad con una tendencia de crecimiento significativo a nivel mundial. Se presenta un nicho de mercado en el que no solamente se interesa por visitar bodegas o probar vinos, sino que se pretende complementar con todo tipo de actividades que tengan relación directa o indirecta con el vino y su cultura.

Neuquén trabaja desde 2004 en el desarrollo de la Ruta del Vino, Manzanas y Dinosaurios de la Patagonia con el objetivo de potenciar productos turísticos, complementando las diversas actividades y procesos como la producción tradicional de las chacras, la industrial de las bodegas, los museos paleontológicos y los yacimientos de dinosaurios, además de productos típicos, cocina regional y artesanías.

En la actualidad, la demanda del turismo enológico está formada mayormente por excursionistas que contribuyen al posicionamiento de Neuquén. El perfil del turista que se interesa por esta temática es de nivel sociocultural medio-alto o alto, interesado en el vino y conocedor del producto.
En el 2007 surgió la posibilidad de insertar a Neuquén en el proyecto de Fortalecimiento del Enoturismo a nivel nacional que es coordinado por Bodegas de Argentina y lo financia el BID, la Secretaría de Turismo de la Nación, el Consejo Federal de Inversiones y las Provincias que cuentan con recursos vitivinícolas.

El Proyecto Nacional de Fortalecimiento del Enoturismo tiene el objetivo de mejorar el desempeño de los actores asociados al turismo del vino, e implementar un modelo de gestión integral del enoturismo para la Argentina. Consta de cuatro componentes: el número 1 se refiere al desarrollo del modelo de turismo del vino de la Argentina; el número 2, atañe al desarrollo de rutas y productos asociados; el tercero tiene que ver con la calidad y el cuarto con la comunicación y comercialización.

El primer componente está finalizado. Su propósito es dotar de visión estratégica del enoturismo en la Argentina, definiendo un marco integral de actuación a corto, medio y largo plazo, y determinando las bases y mecanismos para la organización, participación y coordinación de las PYMES vitivinícolas y turísticas.

El segundo componente está en vías de finalización. Persigue un doble objetivo: reforzar el trabajo en cooperación entre las PYMES vitivinícolas y turísticas y generar líneas diversificadas de productos que permitan ampliar y profundizar la tipología de la oferta existente. En este sentido Neuquén trabaja en conjunto con Río Negro, ya que es la ruta patagónica del proyecto y la idea rectora es apoyar a las PYMES interesadas en el desarrollo de nuevos productos y evaluar necesidades de mejora en términos de gestión territorial en cada ruta.

El resultado esperado de este componente será contar con una masa crítica de productos enoturísticos, comercializables en el corto y medio plazo en diferentes puntos del país, que permitan demostrar la capacidad de captación de nuevos segmentos de demanda y de generación de ingresos que tiene el enoturismo en Argentina. Estas experiencias piloto deben posibilitar la extracción de lecciones que permitan ajustar posteriormente la ampliación progresiva del modelo a nuevas áreas geográficas y a líneas complementarias de productos.

El componente 3 está a punto de iniciarse en la zona. Su propósito es desarrollar un nivel homogéneo de calidad en la prestación de servicios asociados al turismo del vino. Las actividades previstas son: la elaboración de un modelo de buenas prácticas en turismo del vino, que se recogerá en una guía metodológica que facilite la difusión y adopción de estándares cualitativos mínimos; el diseño y determinación de cursos de calidad, tanto transversales como sub-sectoriales (bodegas, alojamiento, restaurantes, etc.), dirigidos a los gestores de las PYMES integradas en las rutas piloto y a las demás empresas y actores implicados directa o indirectamente en el enoturismo en la Argentina (modelo SIGO-Sistema Inicial de Gestión Organizacional-) y la asistencia técnica personalizada a las PYMES integradas en las rutas piloto, con objeto de facilitar la adopción de las buenas prácticas en sus establecimientos y negocios.

El cuarto componente, denominado “Comunicación y Comercialización”, tiende a desarrollar una imagen paraguas del Turismo del Vino de Argentina que posicione la oferta en los públicos meta, optimizando los canales de comercialización. Bajo este componente se financiarán una serie de herramientas y acciones de comunicación dirigidas al lanzamiento de la oferta enoturística en Argentina, con especial énfasis en las rutas piloto. Como por ejemplo: la creación de un Banco de Imágenes, Base de datos de operadores y otros prescriptores de mercados emisores estratégicos, talleres de presentación de producto, viajes de familiarización para operadores turísticos y prensa, entre otras acciones.

Este proyecto pretende ejecutar a lo largo de 4 años un monto total de 6 millones y medio de pesos. En este marco ya se han realizado las primeras acciones en 2007 y 2008, sensibilizando y trabajando con los protagonistas directos del producto (bodegas, agroturismo, alojamientos, restaurantes, etc.), avanzando en el modelo de producto y continuando con el inicio de acciones del componente Nº 3 de Calidad.