Comenzó hoy con unos 40 participantes en el auditorio del Centro Pyme-Adeneu.

En el primer día del “Curso superior de degustación de vinos”, 40 participantes comenzaron a degustar elaboraciones de distintas regiones del país y a poner a prueba sus sentidos durante la cata, según informaron desde el Centro Pyme-Adeneu, que depende del ministerio de Desarrollo Territorial.

Silvia Avagnina es una enóloga y precursora en el dictado de esta clase de cursos y destacó que “se hizo un gran esfuerzo en la organización de este curso por parte de nuestros contactos en Neuquén y del Centro Pyme”. A su vez señaló que este curso comenzó hace 26 años y que la presente edición es la Nº43.

Por su parte Sebastián González, presidente del Centro Pyme-Adeneu, aseguró que el curso de degustación es un claro ejemplo de la intención de las políticas públicas provinciales por “generar una provincia vitivinícola, con una fuerte cultura del vino, que impulse y ponga en valor todos los eslabones del negocio vitivinícola en Neuquén”.

Para incentivar el acercamiento a los vinos neuquinos, “realizamos actividades como el Salón de Alimentos Neuquinos en simultáneo con el Salón de Vinos de la Patagonia”, recordó González.

Este año la quinta edición del Salón de Alimentos y séptima del Salón de Vinos se realizará los días 6, 7 y 8 de noviembre en el Espacio Duam.

González subrayó que los esfuerzos del Estado provincial en este sentido, junto con las iniciativas en materia de impulso a los frutos secos, las cerezas, la forestación y la ganadería indican claramente que “apostamos a diversificar la producción de la provincia, aún en pleno nuevo auge que hoy poseen los hidrocarburos”.

Luego de la bienvenida a los presentes, entre los cuales se encontraban enólogos, elaboradores de vino y profesionales ligados a la actividad vitivinícola, Avagnina hizo un pequeño recorrido por la historia del desarrollo de los vinos en Argentina y el éxito que han alcanzado en los mercados extranjeros.

Las primeras experiencias de investigación sobre los viñedos en Argentina fueron desarrollados a través del INTA, hace alrededor de 50 años, cuando fueron cultivadas las primeras plantaciones. A partir de allí se buscó conseguir un patrón autóctono de sabor y calidad en la producción nacional, señaló Avagnina.

Debido al éxito y al requerimiento de capacitación “hemos realizado cursos en Buenos Aires y en el exterior como Venezuela en 2008, ya que es un importante mercado para los vinos argentinos”, dijo Avagnina. Anunció también que el año próximo “estaremos en México dando un curso porque es un importante polo de consumo de vino argentino”.

En cuanto al curso en particular advirtió que “todo es práctica” más allá de los conocimientos previos que cada uno de los participantes tenga y que “se necesita memoria para recordar aromas”, al degustar vinos.

Por su parte, el ingeniero agrónomo Carlos Catania definió que el curso es de carácter multidisciplinario porque “se enseña sobre enología, las formas de cultivo y las variedades de vino”. En concreto entiende que este “es un curso para aprender a saber qué nos dice el vino, qué aromas tiene y cómo fue elaborado”.

Durante las próximas ocho jornadas se abordarán temas relacionados a la agudeza gustativa, las regiones vitícolas argentinas y los distintos varietales.  El último día serán visitadas bodegas de San Patricio del Chañar y se tomará un examen final que certificará los conocimientos adoptados en el curso.