Consistieron en el ensayo del sistema de dosificación del floculador, cloración, filtrado y equipamiento electromecánico, en modo automático. Desde el EPAS se destacó que si bien aún resta terminar con la limpieza del acueducto, los resultados a la salida de los filtros fueron óptimos en cuanto a la calidad del agua tratada.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) informó que ayer se realizaron nuevas pruebas en el acueducto Los Barreales, con el objetivo de verificar el funcionamiento de los equipos de filtrado y el sistema de cloración. Este equipamiento se encuentra en el predio del EPAS en Cutral Co y forma parte integral del sistema multipropósito denominado San Isidro Labrador.

Técnicamente las pruebas consistieron en el ensayo del sistema de dosificación del floculador, cloración, filtrado y equipamiento electromecánico, en modo automático.

Este proceso de pruebas, del que participaron el presidente del EPAS, Mauro Millán y autoridades del equipo técnico, se mantuvo durante ocho horas, produciendo un volumen aproximado de 5.600 metros cúbicos que fueron inyectados a la cisterna que se encuentra en el predio.

Si bien aún resta terminar con la limpieza del acueducto, los resultados a la salida de los filtros fueron óptimos en cuanto a la calidad del agua tratada, mostrando una amplia eficiencia del equipamiento instalado. Como parte de los ensayos también se probó el sistema de retrolavado de los filtros, resultando exitosas las pruebas.

Se informó, además, que si bien el acueducto troncal se está operando en forma manual, el resultado de las pruebas otorga la confiabilidad de poder inyectar, en caso de ser requerido, un caudal de 700 metros cúbicos por hora que se suman al sistema actual de agua potable.

Por último, se prevé que la automatización del acueducto se encuentre terminada en febrero, momento en que se estima opere en forma continua.

Estas pruebas permitirán realizar una puesta a punto para principios de febrero, fecha en que se espera realizar la entrada en régimen de todo el sistema y, entre otros propósitos, inyectar agua potable a la red, representando en esta primera etapa entre un 35 y un 40 por ciento de lo que actualmente se bombea desde Buena Esperanza.

Desde el EPAS se destacó que el acueducto San Isidro Labrador es una de las obras hidráulicas ejecutadas más importantes a nivel nacional, no sólo por el monto sino por sus características. Es un sistema multipropósito que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de los habitantes de la comarca con la provisión de agua potable para consumo y al mismo tiempo la entrega de agua para riego para las zonas de Filli Dei, Colonia 2 de Abril y Villa El Puestero, en Cutral Co.