Se reportaron 28 casos de los cuales solo tres requirieron internación, el resto fueron ambulatorios.

El ministerio de Salud informó que hoy por la mañana se desarrolló una reunión para evaluar el brote de psitacosis que se registró en Centenario y en el norte neuquino. La mayoría de los casos reportados fueron ambulatorios, se tomaron todas las medidas relacionadas con el manejo clínico de los pacientes y las precauciones que hay que tener con los animales domésticos.

En encuentro se realizó en el Centro Administrativo Ministerial (CAM) y contó con la participaron de miembros del departamento de Salud Ambiental y del Laboratorio Central; referentes de epidemiología del hospital Castro Rendón, del hospital Natalio Burd de Centenario y personal de zoonosis del mismo municipio.

Al respecto, el director provincial de Salud, Esteban Mango, dijo que “se trabajó mancomunadamente con varias instituciones y distintos servicios. Esto involucra lo asistencial, pero también lo epidemiológico, lo zoonótico, el laboratorio, distintos establecimientos, pero también se trabajó intersectorialmente con los municipios y el colegio veterinario”.

Por su parte, el director general de Información Sanitaria, Alejandro Ojeda, indicó que “estamos promediando el primer brote, que es el de Centenario y que se inició el 6 de enero. Se han reportado 28 casos, de los cuales afortunadamente solo tres requirieron internación, el resto se manejó ambulatoriamente”.

Explicó que la psitacosis “es una enfermedad que la portan los animales en forma latente y que ante situaciones de stress o de cautiverio empiezan a contagiar en forma más intensa y ahí es donde se produce la enfermedad”.

Los síntomas se asimilan a un cuadro respiratorio, desde leve hasta una neumonía. “Lo importante es que el foco está dado por el ave”, dijo Mango y se refirió específicamente a “las personas que hayan estado en relación con aves, especialmente las compradas en Centenario y Chos Malal”.

En cuanto al brote de Chos Malal se registraron 9 casos, de los cuales dos requirieron internación.

Irene Roccia, del departamento de Salud Ambiental, indicó que “en las aves, lo que podemos detectar es decaimiento, secreción nasal abundante, que dejan de comer y en algunos casos también diarrea”, lo que puede indicar que el ave está enferma.

También recomendó que para evitar que esto ocurra “no hay que capturar aves silvestres, no comprar en la vía pública ni a vendedores ambulantes, adquirirlas únicamente en comercios habilitados y con un certificado sanitario expedido por un veterinario y al momento de la compra exigir el comprobante correspondiente”.

Acerca de la psitacosis

La psitacosis es una enfermedad infecciosa aguda y generalizada, producida por una bacteria (chlamydophila psittaci) que se encuentra en las secreciones de pájaros infectados como loros, cotorras, papagayos, canarios y palomas, los que transmiten la infección a los humanos.

Cuando están enfermas, esas aves eliminan la bacteria al medio ambiente a través de secreciones oculares, excrementos secos, secreciones respiratorias y polvo de las plumas. Al secarse, estas secreciones permanecen en el aire y son aspiradas por las personas, que de esta forma se infectan.